fbpx
InicioEntrevistasAlexander Martínez: «Los empleados no solo deben estar concienciados, sino formar parte...

Alexander Martínez: «Los empleados no solo deben estar concienciados, sino formar parte activa de la seguridad»

La estrategia de seguridad en el Centro Comercial La Vaguada se basa en la integración de empleados como parte activa, la innovación tecnológica con drones y la grabación de cámaras en la nube para mejorar la protección y percepción de seguridad en las instalaciones.

«Los empleados no solo deben estar concienciados, sino formar parte activa de la seguridad en una compañía», apunta Alexander Martínez, director de Seguridad del Centro Comercial La Vaguada, en Madrid.

En esta conversación con Cuadernos de Seguridad, Martínez explica la importancia de implantar una seguridad integral en este tipo de instalaciones, y destaca los beneficios conseguidos tras la utilización de drones como apoyo a la operativa de seguridad del recinto comercial.


— Actualmente, ¿cuáles son los puntos básicos en los que se basa la estrategia de seguridad del Centro Comercial La Vaguada?

El Centro Comercial La Vaguada es el centro más emblemático y de mayor afluencia a nivel nacional, estando ahora mismo en plena renovación de imagen por su 40º aniversario, lo que conlleva unas obras de gran magnitud, a la vez que se continúa ofreciendo los mismos servicios a los clientes.

Esto representa un gran reto para la seguridad, que debe mantener intactas las operativas inherentes a este centro comercial, sumado a la protección que conlleva una gran reforma, conjugando ambas para que tanto el trabajador como el cliente sigan teniendo la misma percepción de seguridad que han tenido hasta ahora y la actividad diaria no se vea alterada.

A este punto hay que añadir, como ya es norma general en La Vaguada, la innovación, mirar hacia el futuro, experimentar con nuevos sistemas que ayuden a mejorar la seguridad, y cuando verificamos que son reales, factibles y beneficiosos, nos volcamos en su integración, siempre con las miras puestas en dar una protección mayor y de calidad, práctica y accesible a las instalaciones, al personal y a los clientes.

En este sentido, estamos integrando la grabación de doscientas cincuenta cámaras en la nube, aspecto que, a mi entender, dentro de unos años será la forma convencional de almacenar información, al igual que ya lo hacemos con nuestros datos personales, dejando en un segundo plano o como backup los grabadores convencionales para aquellas infraestructuras que necesiten de una segunda opción.

Por otro lado, estamos operando desde hace unos meses con drones, donde los propios vigilantes del centro se han formado como pilotos y realizan rondas en diferentes horarios con esta herramienta, añadiendo una perspectiva hasta ahora desconocida y desde la cual podemos tener unas visualizaciones de mejor y mayor alcance.

Todo esto, sumado a otras innovaciones en las que ya estamos trabajando, las herramientas con las que ya contábamos y vamos mejorando, y el personal cada vez más profesional y cualificado que necesitamos, estamos consiguiendo una seguridad ejemplar, donde la percepción que tienen las personas que conforman La Vaguada, tanto trabajadores como clientes y colaboradores, es realmente buena.

Drones como apoyo a la seguridad

— Hace unos meses La Vaguada empezó a utilizar drones como apoyo a la seguridad del recinto exterior, ¿por qué se ha apostado por esta tecnología y qué beneficios ofrece?

Hemos conseguido, en enero de este año, que La Vaguada sea operadora de drones e incluir en nuestra operativa de seguridad las aeronaves no tripuladas como una herramienta más. Han sido más de tres años creyendo en este proyecto, pues somos conscientes de su gran potencial como herramienta de seguridad por varios beneficios que nos aporta.

El principal y más valioso es que el dron visualiza toda la instalación, una cámara convencional siempre tiene barreras arquitectónicas o decorativas, sobre todo en las azoteas, siendo económicamente muy caro poder cubrir toda esa área.
Así mismo, la cámara puede visualizar incidencias o situaciones sin ser detectado gracias a su zoom, que nos permite desde 50 metros de altura ver con total nitidez una escena, siendo realmente importante para dar un apoyo al personal de seguridad.

En nuestro caso, el dron utilizado es un DJI Mavic 2 Enterprise, disponiendo de cámara térmica con paleta de colores, utilizando la más adecuada para cada situación y momento del día, visor dual, toma de temperatura de objetos, radar de aeronaves próximas y, como añadido complementario, dispone de balizas, altavoces y luces de largo alcance. Es una herramienta muy versátil pudiendo adaptarse a todo tipo de escenarios e instalaciones.

artículos relacionados

C. Hernández-Echevarría: «Siempre estamos hablando de bulo si es...

¿Qué es un bulo? ¿Qué es verificar y cuál es el proceso? ¿Cómo está cambiando la legislación al respecto? Son algunas de las preguntas que responde Carlos Hernández-Echevarría a Cuadernos de Seguridad en esta entrevista sobre la fundación Maldita.

P. Velázquez: «Las ciudades exigen mucho más a la...

¿Qué retos enfrenta la GUB? ¿Cómo se gestiona la seguridad de las viviendas en Barcelona? ¿Qué estrategias de seguridad existen para garantizar la tranquilidad de los habitantes? Son algunas de las cuestiones que se abordan en esta entrevista con el jefe de la GUB, Pedro Velázquez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí