Soluciones para controlar el acceso en urbanizaciones residenciales

El desarrollo de urbanizaciones en las periferias de las grandes ciudades, buscando la calidad de vida de tener un hogar a pie de calle y un pequeño jardín entre otras comodidades, dio lugar también a que estas viviendas fueran objetivo de la delincuencia dedicada al robo y asalto de viviendas por su fácil acceso y por la ubicación de estas, en los extrarradios de las ciudades, próximas a salidas hacia autovías. La solución para paliar y evitar estos riesgos pasa por invertir en seguridad, tanto en la propia finca, como a nivel de urbanización o comunidad de propietarios, teniendo un control de quien transita por las calles de esta, consiguiendo de esto modo un mayor control.

 

Las urbanizaciones desarrolladas en los últimos años de viviendas unifamiliares y de chalés a gusto de cada uno dan lugar a:

  • Fincas aisladas donde muchas veces no se conocen entre vecinos.
  • Redes de calles sin apenas tránsito, ni de vehículos ni de peatones.

Lo que facilita el movimiento de personas con un fin delincuencial ante la situación de anonimato que se produce.

Las soluciones de seguridad para tener un control total de quien se mueve por las calles de las urbanizaciones, a la vez de quien accede a cada vivienda de la comunidad es disponer de un eficaz control de accesos, el cual pasa por:

  • Disponer en los accesos a la urbanización de un control.
  • Controlar todo el perímetro de la urbanización para evitar el acceso por zonas no autorizadas.

Pero previamente por parte de la comunidad de propietarios de la urbanización deben de adoptarse las siguientes medidas:

  • Realizar el cerramiento de todo el perímetro de la urbanización siempre y cuando puedan hacerlo dependiendo de la titularidad de las vías públicas.
  • Establecer puntos de accesos a la urbanización según la extensión y necesidades de estas.
  • Determinar el protocolo de control de accesos que desean realizar para que todos los propietarios colaboren en una gestión eficaz del control por parte del servicio de seguridad.

En urbanizaciones con gran cantidad de viviendas y por ende de personas que acceden a estas, además de familiares, amigos, trabajadores etc., no resulta fácil que el personal de seguridad, aunque lleve un tiempo en el servicio llegue a tener un control total de todas las personas y vehículos, como puede ocurrir en edificios de menor índole.

Por tanto, lo  mas profesional y eficaz es disponer de soluciones de seguridad que completen y mejoren la eficacia del personal de seguridad obteniendo datos que en caso necesario puedan ser utilizados como medio de prueba.

Qué tipo de medidas/soluciones implementar.

  • En cuanto al cerramiento perimetral, dependiendo si es total o se compagina con muros de las propias fincas, se debe de optar por un vallado seguro que impida el escalo o la rotura, y en su caso, las fincas deben de adoptar unas determinadas características para impedir el acceso.
  • Completar para la vigilancia perimetral como interior con una estratégica distribución de cámaras de seguridad que grabaran y además apoyaran al personal de seguridad en la vigilancia del recinto, corroborando que quien accede se dirige donde dice ir, estableciéndose en el control de accesos, o si existen varios en el que haga de base, todo el centro de control.
  • En los puntos de accesos debemos diferenciar entre el que se haga en vehículo y el que se haga a pie.
  • Para el acceso de vehículos, obstáculos escamoteables, barreras automáticas y lectores de matrículas.
  • Para el acceso a pie lectores de tarjetas de identificación, estableciéndose diferentes niveles dependiendo si son propietarios, trabajadores, visitas u otros servicios.
  • Para los dos tipos de accesos captación mediante cámaras de seguridad.

Además de las medidas de seguridad expuestas, y en base a lo que se estipule por parte de los propietarios de la urbanización se establecerán que protocolos seguir en cada caso.

Por ejemplo:

  • Comprobación de los vehículos, personas y cargas.
  • Pre-autorización de las visitas, servicios etc.
  • Acompañamiento por el personal de seguridad en determinados casos.
  • Verificación de los vehículos de los propietarios, por si acceden con ellos personas desconocidas.
  • Patrullas por la urbanización para controlar posibles personas no identificadas.
  • La coordinación y colaboración con servicios de protección de personas que puedan disponer determinados propietarios también debe establecerse.

Por último, algo que es fundamental y primordial en un plan de seguridad, la información, al igual que los cuerpos policiales disponen de sus servicios de información para facilitar el trabajo del resto de unidades, en este caso, no en igual modo ni estructura, pero si en su fin, se debe disponer de información relevante para una protección eficaz de la urbanización.

Antonio Cambronero Ibáñez. Director de Seguridad.