fbpx
InicioActualidadEl incendio en Valencia que ha puesto en jaque la seguridad en...

El incendio en Valencia que ha puesto en jaque la seguridad en la construcción

Ayer jueves se produjo un incendio en un edificio de viviendas en Valencia que puso en jaque la seguridad en la construcción de los edificios. Dos torres de catorce plantas quedaron completamente arrasados por las llamas tras la rápida expansión del fuego por la fachada del edificio.

Con un incidente que a viernes por la mañana deja unos datos de 4 muertos y unos 15 desaparecidos, aparecen las preguntas de ciudadanos y profesionales de la seguridad: ¿cómo pudo propagarse a tal velocidad? ¿Por qué los bomberos no pudieron acercarse a la fachada? ¿Hay alguna forma de evitar este tipo de sucesos?

Una rápida expansión por los materiales y el viento en Valencia

Tanto el edificio donde se originó el incendio como el que se encontraba anexo quedaron calcinados a pesar de ser de nueva construcción. Este complejo de edificios fue levantado por la promotora catalana Fbex entre 2005 y 2008.

La rapidez con la que las llamas se propagaron se debió, según comunican los expertos, al viento y a que la fachada estaba construida en un material combustible. Según explica Esther Puchades, secretaria del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de Valencia, quien además, peritó el edificio hace unos años, la fachada estaba revestida interiormente con poliuretano inyectado, un material altamente inflamable que cuando arde se vuelve líquido y prende con mucha velocidad.

Cuando este edificio fue levantado no existían tantos conocimientos sobre los materiales constructivos, por lo que era común utilizar el poliuretano en la construcción. No obstante, con la actualización de Código Técnico de Edificación en 2019, los inmuebles se diseñan, generalmente, con fibra de vidrio. Otra de las soluciones comunes es la colocación de cortafuegos por plantas para evitar el rápido avance del fuego.

¿Qué dicen las autoridades sobre el suceso?

Allá por 2018, cuando se dio el incendio de la Torre Grenfell en Londres, Tecnifuego realizó un documento con recomendaciones que en resumen destacaba que:

  • No es compatible con la seguridad que exista propagación del incendio en fachadas donde no pueden llegar los bomberos, y la mejor forma de que no exista esa propagación es el uso de materiales incombustibles.
  • A partir de 18 metros las fachadas deberían ser dotadas de un extra de seguridad que limite al mínimo posible la propagación del fuego mediante una clasificación de reacción al fuego de A2-s1,d0.
  • Si es fachada ventilada, además disponer de franjas cortafuegos por sectores de incendios.

La seguridad de quienes viven o trabajan en los edificios y de los equipos de emergencia depende esencialmente de contener lo antes posible el incendio y retrasar la liberación de humo (tóxico o no), especialmente en edificios en los que la evacuación puede ser crítica (por su altura o por la tipología de ocupantes) o en zonas de difícil acceso para bomberos y servicios de evacuación, como patios y fachadas interiores de manzana. De hecho, la propagación por la fachada es una de las vías más rápidas de transmisión del incendio.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí