Los 5 mandamientos del internauta para no caer en las garras de los ciberdelincuentes

Cada 23 de agosto se celebra el Día Mundial del Internauta. Si algo ha quedado claro en la última década, mucho más en los pasados meses, es que quedan pocas personas en el mundo que no cuenten con acceso a la red a lo largo de su día a día, ya sea para buscar información de cualquier tipo, conectarse con amigos o familia o para teletrabajar. De hecho, la cifra de usuarios de Internet a nivel mundial ha llegado a los 4.660 millones de personas, lo que significa que ya se conecta el 59,5% de las personas, según el Informe Digital 2021 realizado por We Are Social y Hootsuite.

Mandamientos del internautaPero, ¿conocen todos estos usuarios los riesgos a los que se exponen todos los días en la web? Check Point Software Technologies, proveedor especializado en ciberseguridad a nivel mundial, aporta los mandamientos imprescindibles que todo internauta debe seguir para mantenerse seguro en su día a día virtual y no poner en peligro sus datos e información:

  1. No pinchar en cualquier enlace: los internautas son demasiado confiados a la hora de navegar por la red de redes. El phishing, un ciberataque capaz de sustraer una gran cantidad de datos personales, está a la orden del día, mucho más ahora que los dispositivos guardan mucha información del usuario. Por esta razón hay que tener especial cuidado con las URL que se envían a través de SMS o emails, porque pueden llegar a ser altamente peligrosas. Cada vez son más los ciberdelincuentes que se dedican a suplantar las webs de empresas conocidas con el objetivo de robar datos personales de los usuarios. Para evitar convertirse en víctima se debe acudir a la página web oficial del remitente, en vez de pinchar en el enlace incluido en el mensaje. Lo más seguro es abrir un buscador y comprobar desde ahí si la información recibida era correcta en la propia web de la empresa remitente.
  2. Usar una contraseña diferente para todo: sí, es cierto, tener que pensar una contraseña distinta para las plataformas que se usan a diario es un fastidio, cuesta recordarlas y es más cómodo utilizar la misma para todo. Pero, al mismo tiempo, no existe mayor suerte para un ciberdelincuente que dar con un usuario de este tipo. Cualquier internauta que lleve a cabo esta práctica podría llegar a ver cómo se roban todas sus cuentas en tiempo record. Es muy común que, cuando un atacante consigue descifrar la combinación de la plataforma de una víctima, pruebe a entrar en todos sus servicios con la clave conseguida. Para evitar este riesgo es primordial crear una consigna única para cada app o servicio de al menos ocho caracteres y que combine letras (tanto mayúsculas como minúsculas), números y símbolos.
  3. Evitar descargar archivos adjuntos de desconocidos: un archivo adjunto del que se desconoce el remitente puede ser una entrada para cualquier tipo de ciberataque. Por ello, es muy importante no descargar un archivo adjunto que proceda de un email desconocido, ya que podría ser la puerta para un malware o phishing capaz de infectar todo el dispositivo y robar toda la información y datos almacenados. Si, además, ese aparato se utiliza para teletrabajar o está conectado a una red mayor podría llegar a ocasionar un daño más grave y de mayor envergadura.
  4. Nunca acceder a una wifi pública sin protección: hay que tener muy presente que a una wifi pública que no cuente con ningún tipo de seguridad puede llegar a conectarse cualquier tipo de persona, hasta un ciberdelincuente. El principal problema es que al estar presentes en la misma red puede llegar a contar con acceso a todo lo almacenado en el dispositivo. Se debe tener claro que siempre existirá un riego al conectarse a una red wifi pública, por eso es mejor pensárselo dos veces antes de hacerlo.
  5. Navegar por webs cifradas: es muy importante fijarse en que la web a la que se está accediendo cuente con el Certificado SSL. Esta tecnología asegura que la conexión a Internet está cifrada y protege cualquier información confidencial que se envía entre dos sistemas, impidiendo que los ciberdelincuentes vean y modifiquen cualquier dato que se transfiera, incluidos los que pudieran considerarse personales. Se reconoce al comienzo de la propia URL, añadiendo una “s” en las siglas https://.

“Tener como prioridad la seguridad a la hora de navegar por Internet es cada vez más importante, sobre todo si tenemos en cuenta que está aumentando notablemente el número de ciberataques. La mayoría de usuarios almacena mucha información y datos en sus dispositivos, lo cuales se verían en peligro en caso de acceder a una web falsa o pinchar en un enlace fraudulento”, advierte Eusebio Nieva, director técnico de Check Point Software para España y Portugal. Contar con formación en ciberseguridad y conocer las precauciones básicas para evitar convertirse en víctima de un ciberdelincuente son las mejores medidas que puede tomar un internauta para mantener a salvo sus datos”, concluye Nieva.

Imágenes: John Schnobrich / Unsplash