¿Quieres saber cómo se gestionó la seguridad en el CC Plaza Loranca 2 en la Covid-19?

Luis Rubio Redondo. Director de Seguridad. Centro Comercial Plaza Loranca 2. Fuenlabrada (Madrid)

Dimensionar de forma adecuada el equipo humano a nivel de vigilancia complementado con medios técnicos como el CCTV, lo que permitirá «gestionar la actividad desarrollada por visitantes y operadores, sirviendo para detectar posibles zonas calientes e incidencias» es, en palabras de Luis Rubio  Redondo, director de Seguridad del Centro Comercial Plaza Loranca 2, una de las claves fundamentales a la hora de garantizar la seguridad y protección en un centro comercial. Rubio desgrana en esta entrevista cómo se gestionó la seguridad durante la crisis sanitaria en el centro, así como las estrategias y protocolos a adoptar a partir de ahora.

Luis Rubio

—¿Cuáles han sido los grandes retos que ha tenido que asumir el área de Seguridad del Centro Comercial Plaza Loranca 2 ante la Covid-19?

—La reorganización de nuestro equipo de vigilancia, adaptando los horarios y turnos a las necesidades del momento. Hacer cumplir la normativa dictada por el Ministerio de Sanidad tanto para empleados como para clientes.

El centro ha realizado protocolos en cuanto a la limpieza, de manera que se incrementaron el número de actuaciones en las zonas abiertas al público, y lugares y cuartos donde los trabajadores del centro tienen que desarrollar su actividad, utilizando incluso ozono y virucidas homologados por Sanidad.

—¿Qué protocolos y planes se pusieron en marcha por parte del centro comercial tras decretarse el Estado de Alarma y mantener abierta la instalación al disponer de superficies de alimentación o establecimientos esenciales?

—Por seguridad se procedió al cierre de varios accesos y zonas del centro, dirigiendo el flujo de clientes hacia los locales que permanecían abiertos, en nuestro caso hipermercado, farmacia y alimentación de mascotas. El Servicio de Seguridad se encargó de hacer cumplir las recomendaciones sanitarias dispuestas por el Ministerio de Sanidad en todo momento.

Se mantuvo una línea de comunicación con Policía Nacional donde, además de informar de posibles incidencias, se hacían las consultas pertinentes sobre dudas que podían ir surgiendo referentes a los diferentes Reales Decretos promulgados por el gobierno. El centro cumple con todas las normativas vigentes higiénico-sanitarias, distancia social, señalética, desinfecciones…

Luis Rubio

—A grandes rasgos, ¿cuántos usuarios tuvieron las primeras semanas del confinamiento y a qué tipo de problemas tuvieron que hacer frente?

—Se produjo una reducción de visitantes entorno al 75 %, pasando de 140.000 visitas semanales aproximadamente a 35.000. A grandes rasgos y con una afluencia de público muy reducida con respecto a la habitual del centro, no se produjeron incidencias de importancia a nivel de seguridad. La labor que más se realizó fue la de informar sobre las medidas sanitarias que los clientes y trabajadores debían cumplir en todo momento.

Para acceder a la entrevista completa pincha aquí