EAS: pasado, presente y futuro

José Álvarez. Co-Owner de SBT y Co-Founder de INPROTECT 

Cuando hablamos de EAS nos referimos a sistemas electrónicos de protección de artículos de consumo principalmente que evitan el hurto o la sustracción de los mismos de forma fraudulenta. Son sistemas actualmente basados en tecnologías como EM, RF o AM, cuyas frecuencias de funcionamiento y principios son diferentes. Cada una con sus ventajas e inconvenientes.

José Álvarez EASSon tecnologías que atacan esa parte de la pérdida «desconocida» -muy conocida por supuesto- relacionada con las mermas producidas por clientes y amigos de lo ajeno, o lo que llamamos hurto externo. Aunque si se establecen programas de etiquetado en origen basados en sistemas EAS, las mermas debidas a fraudes internos o por empleados se pueden llegar a mitigar.

Pero la realidad es que tras 50 años de tecnologías EAS, las cifras de pérdidas por causas externas siguen siendo del todo escandalosas. Que en España, en solo un año,, tengamos pérdidas totales de más de 1.800 millones, de las cuales cerca del 50% sean por hurtos externos, es para sentarse y reflexionar seriamente. Efectivamente, un despropósito. Ahora extrapolemos a nivel global. Y ahora pensemos que las cifras públicas están muy maquilladas, es decir, se fehacientemente que los datos son mucho peores.

El impacto va más allá del económico a los retailers, lo cual es obvio, sino también a la sociedad, que deja de percibir los beneficios de las ventas con sus impuestos, creación de empleo, atracción de bandas organizadas, etc.

La realidad es que el hurto es casi tan viejo como el sol. Y no va a desaparecer. Se transforma, se perfecciona, cambia de color, etc., pero no morirá nunca con el modelo de sociedad que tenemos, modelo que parece que poco va a cambiar por si solo, lamentablemente. Leyes que acotan, pero no terminan de atacar de raíz el problema, no ayuda. En todo este panorama, qué hacemos con los sistemas EAS, ¿desde el punto de vista de tecnología?

Un poco de historia.
Kgono, Sensormatic y Checkpoint. Tres players de origen y un objetivo, dominar el mercado. El sistema prototipo RF EAS original, y pionero, fue diseñado a mediados de la década de 1960 bajo el liderazgo de Arthur J. Minasy, quien creó una compañía llamada Monere Corporation, que más tarde cambió a Knogo Corporation. En 1966, el Sr. Minasy creó y patentó un dispositivo que se puede adjuntar a los artículos ofrecidos para la venta, lo que hoy llamamos tag o etiqueta de seguridad. Si un ladrón intentaba abandonar una tienda sin pagar por un artículo, se activaba una alarma.

En 1992, Knogo desarrolló y patentó un hilo EM llamado SUPER STRIP. Lanzado solo en Europa, este producto podría desactivarse en contacto, un componente clave para el etiquetado de origen, aunque no suficiente, porque la desactivación a distancia mejora enormemente los procesos en los checkouts. Dos años más tarde, la parte de Knogo Norteamérica se vendió a Sensormatic.

 

Lea el artículo completo aquí