“La profesionalidad del personal es clave para una seguridad satisfactoria”

“Nuestra mayor preocupación y prioridad es la seguridad de los pacientes, así como la del personal que trabaja en las instalaciones y la protección de las mismas”, afirma Julio Alonso Castilla, director del departamento de Seguridad del Hospital Universitari Vall d’Hebron, quien, además, en esta entrevista, enumera cuáles son las prioridades de seguridad y prevención, así como los medios y medidas de seguridad que debe tener una instalación hospitalaria, entre otras cuestiones.

Julio Alonso entrevista profesional personal en seguridad— ¿Para comenzar, podría darnos datos concretos del centro sanitario: número de trabajadores, extensión, camas…?

—El Hospital Vall d’Hebron es el complejo hospitalario más grande de Cataluña y uno de los más grandes de España. Es un hospital de nivel 3, con más de 9.000 profesionales trabajando y 1.200.000 pacientes al año. Con actividad sanitaria las 24 horas del día y los 365 días del año; acceden unas 40.000 personas diarias y circulan por su interior unos 10.000 vehículos diarios. Se trata de una pequeña ciudad, con 23 edificios, algunos de ellos en fase de restauración y destinados a toda la variedad de actividades sanitarias: asistencia hospitalaria, investigación, escuela universitaria, banco de sangre, laboratorios, etc.

Geográficamente, está ubicado al pie de la sierra de Collserola, al norte de la ciudad de Barcelona, y su área de influencia incluye los barrios de Horta-Guinardó, Nou Barris y Sant-Andreu, y la ciudad de Montcada i Reixac, con una población aproximada de 400.000 habitantes. Está estructurado en cuatro grandes áreas asistenciales: Área General, Área Infantil, Área de la Mujer y Área de Traumatología, Rehabilitación y Quemados.

El hospital apuesta por un modelo de gestión que sitúa al paciente como centro de sus actuaciones. El hospital engloba, prácticamente, todas las especialidades médicas y quirúrgicas y dispone de las modalidades asistenciales que necesita para su cobertura, así como servicios clínicos y unidades clínicas de apoyo, centros docentes universitarios, empresas públicas de servicios sanitarios, centros de investigación, laboratorios y otras instalaciones que completan la actividad asistencial del hospital.

Las intervenciones más frecuentes del personal de seguridad son, principalmente, por pacientes alterados, hurtos o robos, estacionamiento indebido de vehículos y señales de alarma, tanto de incendio como de intrusión.

personal hospitales

—¿Cuál era la estructura e infraestructura actual del área de Seguridad del Hospital Vall d’Hebron?

—Este hospital posee un departamento de Seguridad propio, inscrito en el Registro Nacional de Seguridad Privada. Cuenta con la figura de un director de Seguridad y personal técnico a su cargo; depende directamente de la dirección de RRHH, en conceto, del director de RRHH. El departamento de Seguridad está ubicado en el corazón del hospital, donde convive con el CCAC (Centro de Controlo de Alarma y Comunicación). Esto nos permite tener, en todo momento, la información de primera mano y poder actuar con rapidez y eficacia en las incidencias diarias. La empresa Trablisa fue la adjudicatoria del concurso público, con la que mantenemos una excelente colaboración e implicación.

El departamento de Seguridad del Hospital Vall d’Hebron dispone de una plantilla con perfiles bien definidos y amplia experiencia y conocimiento de las funciones a desarrollar en la gestión de la Seguridad en centros hospitalarios, que se compone, básicamente, de: responsable/s de Equipo que dan cobertura 24 horas/día, 33 vigilantes en los diferentes turnos de trabajo y con el apoyo de Auxiliares para la gestión de la circulación de vehículos en el interior de nuestras instalaciones.

Todo el personal que presta los servicios en el departamento de Seguridad, tanto en el CCAC como en las instalaciones, conoce el manejo de los sistemas de seguridad y de los medios con que cuenta, así como los protocolos y métodos de actuación.

Puedes leer la entrevista completa aquí