José López Fernández. Hospital Universitario Príncipe de Asturias

«En todos los hospitales debería existir el departamento de Seguridad y el responsable tendría que ser un director de Seguridad, convenientemente acreditado y dado de alta, debiendo de estar incorporado en un organigrama organizativo», así lo asegura José López Fernández, jefe de Personal Subalterno, director de Seguridad y Orden Interno de Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, en Madrid, quien además añade en esta entrevista que debe contar con el apoyo de la Dirección del Centro, sin olvidarse que «el director de Seguridad, aparte de las responsabilidades que tiene, debe de poseer sus propios recursos para gestionar su departamento.»

foto pepe—En primer lugar, ¿qué metodología de trabajo lleva a cabo el área de Seguridad del Hospital Universitario Príncipe de Asturias?

—La metodología de trabajo que se está llevando a cabo en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias es muy diversa.

Todos los días del año a primera hora de la mañana se tiene una reunión con el personal de seguridad, en la cual se estudian las diferentes incidencias que han surgido a lo largo del día, se identifican los riesgos existentes, analizándolos uno a uno, son evaluados y se realiza una valoración de lo que ha ocurrido y de las decisiones tomadas  y si efectivamente se ha actuado convenientemente o si por el contrario las medidas tomadas o realizadas no han sido las adecuadas, y encontrando en cada momento la solución más propicia a cada caso.

También tenemos un CCTV, con un profesional las 24 horas pendiente (cambiando cada turno a la persona) de cualquier incidencia, comunicándolo si fuera necesario a los diferentes vigilantes, los cuales están equipados con walkies, y de esa forma acudir lo antes posible si fuera necesario. Además se procura que todos los vigilantes sepan estar en cualquiera de los puestos que existen en el HUPA.

Asimismo tenemos un control de rondas que se establece de una forma aleatoria para no caer en la rutina, y a su vez disponemos de unos controles de acceso, a los cuales se accede mediante tarjeta (los controles de acceso internos).

Los vigilantes de seguridad reciben permanentemente cursos de formación y en este caso dirigidos sobre todo a formación hospitalaria, trato con familiares pacientes y profesionales.

—¿Qué aspectos debería contemplar un sistema de gestión de seguridad implantado en un gran centro hospitalario?

—Desde mi punto de vista un sistema de gestión de seguridad en un centro hospitalario debería de contemplar:

  1. Cumplir con la legislación vigente.
  2. Analizar y valorar los riesgos.
  3. Acciones correctivas y preventivas (en todos los niveles).
  4. Identificar, valorar y clasificar las diferentes amenazas.
  5. Probabilidad de hechos que ocurran.
  6. Impactos exteriores e interiores.
  7. Establecer medidas para solventar o reducir incidencias.
  8. Mejorar los protocolos existentes que estén continuamente vivos.
  9. Dar una imagen de calidad al paciente, visitantes, familiares y a los profesionales del hospital.
  10. Motivar al personal y valorarlos.
  11. Política de seguridad.
  12. Administración y gestión de recursos.
  13. Gestión de incidencias.
  14. Implementación de tecnologías de seguridad.
  15. Organización de la información.
  16. Seguridad física.

—Hoy en día, el sector apuesta por la convergencia de la seguridad como un concepto integral, ¿cree que los grandes centros hospitalarios están preparados para asumir este concepto?

—Creo que la apuesta por la convergencia de la seguridad como un concepto integral es un gran acierto, y deberíamos haber apostado mucho antes por este concepto. Pienso que los grandes centros hospitalarios están preparados para asumir este concepto.

—¿Cuáles son las prioridades de seguridad y prevención de una gran instalación hospitalaria como el Hospital Universitario Príncipe de Asturias?

—La realización de los planes de seguridad, de las distintas áreas, un seguimiento permanente de las incidencias que haya, tomar decisiones para tratar de mejorar día a día, seguir ampliando controles de acceso, CCTV, y mejorar toda la instalación mediante sistemas preventivos y correctivos, y estudiar a fondo aquellas deficiencias que se puedan tener y poder subsanar para que  las personas a las que nos debemos (pacientes, personal, visitantes y público en general) estén satisfechos de lo que les proporcionamos.

—¿Ha variado en los últimos años la formación del personal de seguridad del Hospital Universitario Príncipe de Asturias ante las actuales amenazas?

—La formación del personal ha variado cuantitativa y cualitativamente, puesto que no solo son personas que se dedican a la seguridad física, sino que son personas que además de la formación que vienen recibiendo sobre manejos de situaciones conflictivas, trato a pacientes, familiares, etc., el vigilante de hospital hoy en día recibe formación específica sobre tratamiento en su entorno (el hospital), sin olvidar las funciones específicas que vienen marcadas por la Ley de Seguridad Privada y el Reglamento.

—¿Cree que todos los centros hospitalarios deberían contar con un departamento de Seguridad y un responsable a su cargo?

—En todos los hospitales debería existir el departamento de Seguridad y el responsable tendría que ser un director de Seguridad, convenientemente acreditado y dado de alta, debiendo de estar éste incorporado en un organigrama organizativo, contando con el apoyo de la Dirección del Centro, sin olvidarse que el director de Seguridad, a parte de las responsabilidades que tiene debe de poseer sus propios recursos para gestionar su departamento.

Fotos: HU Príncipe de Asturias