Vídeo verificación guiada por sensores de intrusión

Milton Acosta. Gerente Regional de Ventas. Iberia Optex

La vídeo verificación de las alarmas se está convirtiendo en una tendencia en el sector de la Seguridad, y el mercado tiende a optar cada vez más por sistemas de alarma con verificación visual. Incluso cuando se sabe que una alarma es genuina, todavía existe el deseo de saber quién o qué ha causado la alarma y si es necesario y urgente responder. Como resultado, la pregunta que algunos se hacen es si esta preferencia por un sistema con verificación visual hace que el sensor sea redundante. En otras palabras: ¿se puede conseguir detección, iluminación y visualización con un solo equipo y específicamente con una cámara?

A pesar de que la tecnología de las cámaras y los algoritmos de vídeo han evolucionado, todavía existe un riesgo y una limitación al usar una sola tecnología para hacerlo todo. Hemos visto en los últimos años cómo los principales fabricantes de cámaras invierten o adquieren tecnologías de sensores. Las compañías clave de software de vídeo también enfatizan el hecho de que el análisis de vídeo no es una panacea y que otras tecnologías están en mejores condiciones para proporcionar una detección fiable y, por lo tanto, un activador fiable de las cámaras.

Detección en condiciones de iluminación complicadas

Por definición, un dispositivo de vídeo no puede procesar lo que no ve. A pesar de los desarrollos tecnológicos en las cámaras de vídeo para funcionar en entornos con poca luz, así como análisis de vídeo con filtros de fondo adicionales, los propios fabricantes de cámaras de videovigilancia advierten contra la limitación de detectar movimiento en condiciones de iluminación difíciles, por ejemplo, esquinas o áreas mal iluminadas. La mala iluminación afecta a la calidad de la imagen, pero también la iluminación puede producir deslumbramiento y sombras, lo que hace que la detección de movimiento mediante vídeo sea menos estable.

Los sensores de intrusión abarcan una serie de tecnologías, tales como infrarrojo pasivo e infrarrojo activo, microondas, LiDAR y fibra óptica, con la característica común de que todos ellos pueden funcionar y detectar sin necesidad de iluminación. En un entorno exterior donde las condiciones de iluminación cambian constantemente, el uso de sensores de detección reducirá considerablemente el riesgo de falsas alarmas o fallo en la detección.

Vídeo vigilancia

Los sensores más avanzados incorporan la capacidad de autoajustar sus umbrales de sensibilidad en diferentes condiciones de luz, y también cuentan con algoritmos integrados para aumentar o disminuir automáticamente los niveles al amanecer y al atardecer, dos de los escenarios de iluminación más complicados para cualquier sistema de detección.

Velocidad de detección

En esencia, cuando un dispositivo tiene que realizar múltiples tareas de manera consecutiva, más tiempo le lleva procesar una respuesta. Una cámara tiene que procesar primero una serie de cuadros y píxeles para poder analizar la escena, filtrar información, reconocer e identificar formas y su movimiento, todo lo cual lleva tiempo.

El tiempo para detectar movimiento y generar una respuesta variará dependiendo de los algoritmos y la potencia de procesamiento. Para reducir el tiempo de procesamiento, algunas soluciones de análisis de vídeo implementan algoritmos predictivos, pero estos no son del todo fiables. Incluso con los procesadores modernos, todo el procesamiento de imágenes de vídeo afecta a la velocidad y la fiabilidad de la detección y se puede pasar por alto alguna detección, lo que para muchos clientes es considerablemente más peligroso que una molesta falsa alarma provocada por el sensor. No obstante, el escenario ideal es no tener detección perdida ni falsas alarmas.

Los sensores modernos más avanzados usan algoritmos para procesar datos y eliminar el «ruido», pero sin usar ningún elemento predictivo. Esto elimina los riesgos asociados con las conjeturas y mejora la fiabilidad. Los sensores tampoco tienen que procesar datos como colores, ni detalles de alta definición. Los sensores de intrusión están ahí para realizar una sola tarea: la detección. Los sensores modernos y avanzados cuentan con procesamiento digital y análisis que también requieren algo de tiempo para procesar, pero no es tan complejo como analizar píxeles.

Para leer el artículo completo pincha aquí