Nightingale, los ojos más inteligentes del cielo

Con el objetivo de ofrecer sistemas de seguridad innovadores, con la tecnología más avanzada y de calidad, Casmar cuenta con Nightingale Security, una de las empresas de referencia y más reconocidas en el  desarrollo y fabricación de sistemas de seguridad aérea robóticaEl sistema de seguridad perimetral, desarrollado por Nightingale Security, es único en el mercado debido a la integración de tecnología robótica e Inteligencia Artificial, que permiten su funcionamiento de manera  totalmente autónoma. Este novedoso sistema está compuesto por el dron, denominado Blackbird, la  base de carga, y el Software Mission Control mediante el cual se gestionan los dispositivos.

seguridad aérea

La base de carga Nightingale es el eje de comunicación de la flota de drones, lo que permite que el  sistema esté siempre listo para operar. Además, todos los datos recopilados por el sistema se procesan y almacenan en su propio firewall, garantizando, en comparación con soluciones basadas en la nube, que  los datos estén seguros. 

Seguridad aérea

El software Mission Control, patentado y desarrollado por especialistas de SpaceX, NASA y Willow  Garage, es el centro del sistema, dotando a los equipos de seguridad de un apoyo para la toma de  decisiones con información en tiempo real, con el único objetivo de mantener la más alta seguridad en  las instalaciones. Mission Control proporciona operaciones remotas autónomas (ARO), por lo que no se  necesita intervención humana para mantener la continuidad operativa.  

Las ventajas de utilizar el sistema de alta tecnología de Nightingale Security, en comparación con los  sistemas convencionales, son innumerables. Según Jordi Alonso, director de la División de Video de  Casmar, cabe destacar «la capacidad para responder rápida y automáticamente a eventos de alarma; despegue, patrulla, aterrizaje y recarga autónomos; misiones de vuelo de rondas programadas; software  disponible desde cualquier lugar y en cualquier momento; transmisión de vídeo en vivo a múltiples  usuarios simultáneamente; sensor dual, visible y térmico; plataforma escalable y reconocimiento de  objetos con seguimiento automático». 

En definitiva, tal y como asegura Jordi Alonso «se trata de una solución para la protección perimetral  como ninguna otra». Además, muy pronto estará disponible la posibilidad de realizar demostraciones reales en Madrid. «Es un sistema tan completo e innovador, que realmente el cliente lo tiene que probar  para descubrir el alcance y las ventajas que le puede comportar en sus instalaciones», añade Alonso.