El sector “responde” ante la crisis del COVID-19 (parte I)

La crisis sanitaria, económica y social por la que atraviesa nuestros país provocada por el Covid-19, y a consecuencia de la cual se ha declarado el Estado de Alarma, ha llevado a las empresas y profesionales del sector de la seguridad pública y privada a tomar medidas. Por ello, Cuadernos de Seguridad ha pulsado la visión de directores de Seguridad de diferentes empresas -cuya opinión iremos ofreciendo a nuestros lectores durante estos días- para conocer cómo están viviendo en primera persona está excepcional situación.

covid seguridad

De esta manera, empresas y profesionales del sector se han visto en la obligación de tomar una serie de medidas y protocolos de seguridad y prevención de cara a garantizar la salud de sus trabajadores y clientes, el abastecimiento de los ciudadanos y la continuidad de negocio.

Esta coyuntura especial e inédita está ofreciendo al equipo de Seguridad la oportunidad de poner en práctica los protocolos preventivos ya previstos en nuestro manual de crisis y de colaborar con las FFCCSE para favorecer el cumplimiento de las medidas adoptadas para frenar, entre todos, la expansión del Covid-19”, explica a Cuadernos de Seguridad, Alexander Martínez, director de Seguridad del Centro Comercial La Vaguada, en Madrid, que permanece abierto para dar un servicio público, garantizando el abastecimiento a los ciudadanos de Madrid y servicios esenciales, según establece el Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo.

Martínez explica que desde la base de la proactividad se ha llevado a cabo “la reordenación de nuestros equipos, modificando horarios, turnos y grupos de trabajo, así como la aplicación de procedimientos y hábitos reforzados en cuanto a higiene y desinfección se refieren”. Además se han establecido protocolos para informar, vigilar y lograr que en el centro comercial “nuestros visitantes cumplan con la normativa extraordinaria y de obligado cumplimiento, comunicada por las autoridades sanitarias“, añade.

Los centros hospitalarios son instalaciones que están en primera línea de batalla de esta crisis sin precedentes desde el punto de vista sanitario, así como de garantizar su actividad las 24 horas del día. En este sentido Santiago García San Martín, director de Seguridad del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, explica que en previsión a lo que pudiera suceder se estableció un Plan de Contingencia, entre cuyas medidas se reforzó el control de accesos a Urgencias, “debido al volumen de personas que acudían, algunas de ellas presas del pánico, junto a familiares con un posible contagio“.

El equipo del departamento de Seguridad del centro hospitalario se encuentra de guardia permanente atendiendo además todas las incidencias y control de logística del hospital. “La implicación de nuestros profesionales de seguridad ha sido magnífica”, señala García San Martín, para quien esta situación viene a evidenciar “la necesidad e importancia de que los hospitales sean considerados como Infraestructura Crítica”.

Por otro lado en empresas como Detnov Security todo el personal que puede hacer teletrabajo se encuentra en sus casas desde el pasado viernes. “Fábrica y almacén están trabajando al máximo para servir a los clientes”, explica Eugeni Mulà, director comercial de la compañía.

Y por último, los supermercados son uno de los comercios que tienen permiso para abrir durante el Estado de Alarma para el abastecimiento de productos a la población. Por ello, han tenido que llevar a cabo una serie de medidas de seguridad para garantizar la prevención y protección de trabajadores y clientes.

En este sentido, Beatriz Rivada Rodríguez, directora de Seguridad de Ahorra Más explica “somos un sector de los que más riesgo tienen en el desempeño de su trabajo junto con la sanidad, por la proximidad inevitable con los ciudadanos“.

Además Rivada subraya “tenemos que ayudar a contribuir que la población cumpla con las medidas impuestas por el Gobierno y a conseguir mantener la calma en zonas donde puede haber aglomeraciones, como en las cadenas de alimentación“. Y añade: “lo que espero es que, ante el riesgo que sufrimos con nuestra labor, se vean afectados un mínimo porcentaje de la seguridad por el COV-19“.

Segunda parte: el sector responde