Aliados para la seguridad contra incendios en apartamentos turísticos

Por Adrián Gómez. Presidente de Tecnifuego

El turismo español cerró 2017 con un aumento de la actividad turística del 4,4%, encadenando ocho años consecutivos de crecimiento, que han permitido elevar su contribución a la economía española hasta el 11,5%, según las estimaciones de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), en un año récord para España en entrada de turistas (82 millones de turistas)  y en gasto realizado que lo coloca como segunda potencia mundial turística.

La presión de la demanda turística en España facilita un aumento desorbitado de las viviendas de uso residencial que sus propietarios alquilan. Sorprende la explosión de pisos turísticos, relacionada con la extensión de la economía colaborativa: el año pasado, según estadísticas fiables, las plazas en viviendas de uso turístico (casi 362.500 en las 22 ciudades españolas más grandes) superaron por primera vez la oferta de los hoteles.

Sin embargo la legislación de seguridad contra incendios aplicable en España, el Código Técnico de la Edificación, no contempla este tipo de edificios en su articulado, por lo que no se les exigen medidas de seguridad contra incendios.

Esta ausencia legislativo estatal, lo han suplido las comunidades autónomas y han decretado ciertas medidas: en Aragón, Decreto 80/2015. En Baleares, Ley 8/12 y Decreto 13/2011.En Canarias, Decreto 113/2015. En Cantabria, Decreto 19/2014. En Cataluña, Decreto 159/2012. En Madrid, Decreto 79/2014, o la más reciente Ley 13/2016, de 28 de julio, de Turismo, del País Vasco.

apartamentos turísticos

 

En Madrid, por ejemplo el Decreto se señala que “Los apartamentos turísticos y las viviendas de uso turístico deberán cumplir las normas sectoriales aplicables a la materia, con especial mención de las normas de seguridad, urbanismo, accesibilidad, sanidad y medio ambiente”.

Las legislaciones autonómicas, en general, regulan más aspectos tributarios que los de seguridad. Esta escasa y genérica mención a la seguridad contra incendios hace que en la práctica haya un vacío legal sobre las medidas de seguridad contra incendios en este tipo de espacios.

Existe un anteproyecto de Ley de Turismo, que tiene como finalidad regular la actividad de los bloques de apartamentos turísticos y de las viviendas privadas. El borrador de la ley establece tres categorías: los establecimientos turísticos ya conocidos (hoteles, apartamentos turísticos, agroturismos, albergues), por otro, las viviendas privadas que se alquilan a usuarios para estancias cortas y, en tercer lugar, las habitaciones que se arrendan dentro de un mismo piso. Cada fórmula de alquiler tendrá que atenerse a la normativa de construcción vigente que se determine para cada caso, tanto en seguridad, como en accesibilidad y medidas contra incendios.

En Europa, se está trabajando también contra esta misma problemática: lagunas reguladoras y falta de armonización socavan la seguridad contra incendios del usuario. El Parlamento Europeo aprobó en 2015 una resolución sobre “nuevos retos y conceptos para la promoción del turismo en Europa“, en la que se incluye la protección contra incendios en hoteles y apartamentos turísticos: “Se considera que el mantenimiento de las normas de seguridad contra incendios en los servicios de turismo en la UE es un ingrediente esencial de buena calidad”. Este es el primer paso para que la Comisión Europea tome cartas en el asunto y presente propuestas de normas mínimas para la seguridad del turismo en la UE, en particular en el ámbito de la seguridad contra incendios y de seguridad de monóxido de carbono (CO).

Mientras tanto, desde Tecnifuego queremos destacar la necesidad de instalar de manera voluntaria medidas de seguridad contra incendios en este tipo de apartamentos y viviendas de uso turístico por razones evidentes. El tiempo vacacional puede conllevar situaciones de mayor riesgo de incendio: fiestas, velas, cigarros. Los apartamentos turísticos son espacios que el visitante no conoce, para una posible evacuación en caso de incendio; y son espacios donde se pasa la mayor parte del tiempo durmiendo.

Detección de incendios, extintores, manta ignífuga y rociadores automáticos son algunos de los elementos que toda vivienda turística debe tener instalados.

Como guía, mencionar lo exigido por el Código Técnico de la Edificación como medidas mínimas en Establecimientos Hoteleros en estas dos tablas:

Tabla 1. Dotación de instalaciones de protección contra incendios

Uso previsto del edificio o establecimiento: En general

Instalación

 

Condiciones

Extintores portátiles

 

Uno de eficacia 21A – 113B:

A   A 15 m de recorrido en cada planta, como máximo, desde todo origen de evacuación.

A   En las zonas de riesgo especial conforme al capítulo 2 de la Sección 1(1) de este DB.

 

Bocas de incendio equipadas

 

En zonas de riesgo especial alto, conforme al capítulo 2 de la Sección SI1, en las que el riesgo se deba principalmente a materias combustibles sólidas(2).(2)

 

Ascensor de emergencia

 

En las plantas cuya altura de evacuación exceda de 28 m.

 

Hidrantes exteriores

 

Si la altura de evacuación descendente excede de 28 m o si la ascendente excede de 6 m, así como en establecimientos de densidad de ocupación mayor que 1 persona cada 5 m2 y cuya superficie construida está comprendida entre 2.000 y 10.000 m².

Al menos un hidrante hasta 10.000 m2 de superficie construida y uno más por cada 10.000 m2adicionales o fracción.(3)

 

Instalación automática de extinción

 

Salvo otra indicación en relación con el uso, en todo edificio cuya altura de evacuación exceda de 80 m.

En cocinas en las que la potencia instalada exceda de 20 kW en uso Hospitalario o Residencial Público o de 50 kW en cualquier otro uso.(4)

En centros de transformación cuyos aparatos tengan aislamiento dieléctrico con punto de inflamación menor que 300 ºC y potencia instalada mayor que 1.000 kVA en cada aparato o mayor que 4.000 kVA en el conjunto de los aparatos. Si el centro está integrado en un edificio de uso Pública Concurrencia y tiene acceso desde el interior del edificio, dichas potencias son 630 kVA y 2.520 kVA respectivamente.

 

Tabla 2. Dotación de instalaciones de protección contra incendios

Uso previsto del edificio o establecimiento: Residencial Público

Instalación

 

Condiciones

Bocas de incendio equipadas

 

Si la superficie construida excede de 1.000 m2 o el establecimiento está previsto para dar alojamiento a más de 50 personas.(7)
Columna seca(5)

 

Si la altura de evacuación excede de 24 m.
Sistema de detección y de alarma de incendio(6) Si la superficie construida excede de 500 m2.(8)
Instalación automática de extinción

 

Si la altura de evacuación excede de 28 m o la superficie construida del establecimiento excede de 5.000 m2.
Hidrantes exteriores

 

Uno si la superficie total construida está comprendida entre 2.000 y 10.000 m2.

Uno más por cada 10.000 m2 adicionales o fracción.(3)

(1)   Un extintor en el exterior del local o de la zona y próximo a la puerta de acceso, el cual podrá servir simultáneamente a varios locales o zonas. En el interior del local o de la zona se instalarán además los extintores necesarios para que el recorrido real hasta alguno de ellos, incluido el situado en el exterior, no sea mayor que 15 m en locales y zonas de riesgo especial medio o bajo, o que 10 m en locales o zonas de riesgo especial alto.

(2)  Los equipos serán de tipo 45 mm, excepto en edificios de uso Residencial Vivienda, en lo que serán de tipo 25 mm.

(3)  Para el cómputo de la dotación que se establece se pueden considerar los hidrantes que se encuentran en la vía pública a menos de 100 de la fachada accesible del edificio. Los hidrantes que se instalen pueden estar conectados a la red pública de suministro de agua.

(4)  Para la determinación de la potencia instalada sólo se considerarán los aparatos directamente destinados a la preparación de alimentos y susceptibles de provocar ignición. Las freidoras y las sartenes basculantes se computarán a razón de 1 kW por cada litro de capacidad, independientemente de la potencia que tengan. La protección aportada por la instalación automática cubrirá los aparatos antes citados y la eficacia del sistema debe quedar asegurada teniendo en cuenta la actuación del sistema de extracción de humos.

(5)  Los municipios pueden sustituir esta condición por la de una instalación de bocas de incendio equipadas cuando, por el emplazamiento de un edificio o por el nivel de dotación de los servicios públicos de extinción existentes, no quede garantizada la utilidad de la instalación de columna seca.

(6)  El sistema de alarma transmitirá señales visuales además de acústicas. Las señales visuales serán perceptibles incluso en el interior de viviendas accesibles para personas con discapacidad auditiva (ver definición en el Anejo SUA A del DB SUA).

(7)  Los equipos serán de tipo 25 mm.

(8)            El sistema dispondrá al menos de detectores de incendio.

 

Imágenes: Shutterstock / Robert Cravens