Un sistema de videovigilancia combatirá incendios forestales en El Bierzo

La instalación de las nuevas cámaras de vigilancia en El Bierzo, que en esta primera fase supone una inversión de 400.000 euros, permite controlar 100.000 hectáreas durante todos los días del año mediante tecnología video-gráfica e infrarroja de última generación. El sistema cuenta en esta fase con 9 cámaras, 3 repetidores y 24 radioenlaces. Se cumple así uno de los compromisos del consejero de Fomento y Medio Ambiente con la prevención de incendios en la comarca berciana.

videovigilancia combatirá incendios forestales

El nuevo sistema de vigilancia permite detectar con mayor rapidez los focos incipientes de incendios y, por tanto, anticipar la intervención del operativo de extinción de incendios para minimizar los daños y la superficie quemada. El proyecto impulsado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, incorpora nueve sistemas optrónicos de vigilancia con sus respectivas cámaras térmicas y de circuito cerrado de televisión, dotadas con tecnología de última generación con la que se obtendrá información en tiempo real y que puede detectar focos de incendios en radios de 15 kilómetros.

El sistema de vigilancia de El Bierzo cuenta, además de las cámaras infrarrojas y video-gráficas, con tres repetidores instalados en los municipios de Quintana del Castillo, Valverde de la Virgen y Sariegos, que permiten enviar las imágenes en tiempo real al Centro Provincial de Mando (CPM) de León. También incorpora 24 radioenlaces para su correcto funcionamiento.

El CPM de León estrena nuevas instalaciones más amplias y funcionales donde se ha instalado un monitor múltiple para la recepción y gestión de imágenes, dos equipos informáticos completos y una plataforma de software específica que gestiona toda la instalación.

Este complejo sistema funcionará durante las 24 horas del día, todos los días del año y tiene la capacidad de controlar 100.000 hectáreas situadas en los términos municipales de Fabero, Ponferrada, Toreno, Páramo del Sil, Castropodame, Igüeña y Villagatón, a los que se sumarán pronto los de Carucedo y Vega de Espinareda.

Los criterios técnicos que han llevado a instalar los dispositivos de vigilancia en estas zonas han sido el alto riesgo de incendio; el valor ecológico de estos territorios, ya sea porque cuentan con una gran masa arbolada o por ser espacios protegidos; que sean lugares con un campo visual amplio que permita alcanzar zonas de difícil visibilidad; y la disponibilidad de las infraestructuras, aprovechando las instalaciones ya existentes para disminuir la instalación de infraestructuras nuevas en el espacio natural y también rebajar los costes del proyecto, evitando la construcción de nuevas torres y la instalación de placas fotovoltaicas para el suministro eléctrico. El proyecto ha contado con la colaboración de Telefónica -a través de su filial Telxius- y de Endesa, que han cedido gratuitamente sus instalaciones para el montaje del sistema.

Funcionamiento del sistema de vigilancia

Las cámaras térmicas, instaladas en las zonas más sensibles de la comarca de El Bierzo, son capaces de girar 360º de forma continua, haciendo barridos, del exterior hacia el interior, en un radio de 15 kilómetros. Cuando los dispositivos detectan un cambio importante de energía, lo cual se traduce como un cambio de temperatura, trasmiten una señal automática de alarma al Centro Provincial de Mando, ubicado en el Servicio Territorial de Medio Ambiente de León, y mediante su sistema de georreferenciación permite obtener datos precisos de la ubicación del punto de alarma. Además, tiene un sistema avanzado de algoritmos de reconocimiento que discrimina las falsas alarmas. Finalmente, el sistema maneja cartografía y visualización de los datos meteorológicos en tiempo real.

La cámara de video CCTV registra la imagen con gran calidad en caso de que el sensor térmico detecte un posible foco de fuego. Estos sensores hacen posible una detección mucho más rápida de los cambios de temperatura y por tanto, permite actuar de una manera más precisa y rápida sobre el foco del incendio.

Segunda fase del sistema de vigilancia por cámaras

El sistema que se pone en funcionamiento es la primera fase de un sistema que, completo, contará con 20 cámaras y los repetidores y radioenlaces necesarios. En una segunda fase, en la que ya trabaja la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, se añadirán 11 cámaras más ampliando el territorio vigilado hasta un total de unas 200.000 hectáreas que constituiría casi el 75 % de la superficie forestal de El Bierzo.