Cómo emplear la videovigilancia para garantizar la seguridad en el transporte público

Los transportes públicos como sector han sido foco de problemas de seguridad tanto en los propios medios como en las estaciones en donde confluyen las diferentes rutas o líneas. Por ello eran y siguen siendo zonas de especial vigilancia por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad además de contratar servicios de seguridad privada como complemento a estas. En los transportes, como autobuses, trenes y metro han ido aumentando los problemas de seguridad en los propios desplazamientos, en horas nocturnas o primeras horas de la mañana, cuando se realiza la vuelta a casa después de una noche de fiesta por parte de grupos de jóvenes que bajo los efectos de sustancias y del alcohol no dudan en utilizar la violencia.

seguridad en el transporte público

No es posible estar en todos partes o adelantarse a los problemas de seguridad que puedan surgir, pero hoy día si contamos con la tecnología mas avanzada y de suficiente calidad para poder llegar a cualquier lugar y tener un control absoluto de todo lo que ocurre en los diferentes medios de transporte.

De este modo se consigue una mejor utilización y organización de los recursos humanos disponibles ya que tenemos un conocimiento real de los problemas que surgen en determinadas franjas horarias o rutas, lo que facilita la prevención de conflictos.

También se dispone de información en tiempo real, adecuando la respuesta a la necesidad surgida como puede ser de seguridad, de tipo sanitario o de tipo mecánico, entre otros.

Problemática 

La proliferación de bandas juveniles que campan a sus anchas en las grandes ciudades, utilizan los medios de transporte público como lugar donde cometer sus fechorías, como peleas entre bandas rivales, robos a menores o vandalismo indiscriminado.

Esto provoca que personas que necesitan utilizar estos medios para sus desplazamientos, habida cuenta de que las grandes urbes ya no pueden soportar el imparable aumento del parque automovilístico, se sientan inseguros al utilizar el transporte público.

Pero también los propios trabajadores son muchas veces victimas de este tipo de delincuencia, como los conductores de los autobuses.

Por tanto, se requiere medidas contundentes para garantizar la seguridad de los transportes públicos y sus infraestructuras.

La seguridad privada viene siendo utilizada desde hace años, pero no llega a ser suficiente ante esta problemática, ya que un vigilante o dos en el mejor de los casos no pueden llegar a controlar este tipo de bandas que además no respetan ningún tipo de autoridad.

Es necesario un buen diseño de un sistema de cámaras de seguridad, repartido tanto en las infraestructuras como en los propios medios de transporte, utilizando aquellas soluciones que mejor se adapten a cada situación y que a su vez capten el mayor campo posible y con la calidad más detallada de las imágenes. De esta forma, las imágenes  pueden ser visualizadas en tiempo real por el centro de control de seguridad, desde donde podrán  tomar las decisiones adecuadas, como requerir no solo a los servicios de seguridad privada, sino a las fuerzas y cuerpos de seguridad más próximos al lugar donde se estén produciendo los hechos.

Y es que no solo se trata de garantizar la seguridad de los usuarios y del personal de los servicios, sino del propio personal de seguridad, que últimamente están sufriendo agresiones debido a la inferioridad numérica que suelen darse en estos casos.

Objetivo terrorista 

Por otro lado, los transportes públicos suelen ser objetivo principal también del terrorismo, en su día de la extinguida banda ETA y actualmente del terrorismo yihadista del que España ya ha sido objetivo, y precisamente en los atentados de Atocha, en un medio de transporte como fue el tren.

La videovigilancia aporta información valiosa tanto para la prevención como en su caso para la investigación de los hechos y los autores lo que facilita el trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad para conseguir neutralizar y detener a terroristas y colaboradores.

Tendencias 

Los medios de transporte públicos deben ser un lugar seguro para todos los usuarios, de ello dependemos para crecer como comunidad y sociedad moderna.

Por ello las administraciones públicas como garantes de la seguridad ciudadana deben de trabajar en la implantación de sistemas eficientes e integrales, es decir no solo se trata de captar o ver que o quien realiza una determinada acción, sino de dar la respuesta correcta en el menor tiempo posible, para ello debe haber una comunicación eficaz y bidireccional entre el centro de control del sistema de videovigilancia y las fuerzas y cuerpos de seguridad que deben actuar u otro tipo de servicios de emergencia como bomberos y servicios sanitarios

Trabajar en esa línea es el objetivo principal para conseguir una seguridad global en las infraestructuras públicas.

Antonio Cambronero Ibáñez. Director de Seguridad.

Imágenes: ShutterstocK / nuruddean