Logística, juegos de azar y viajes, nuevas víctimas de fraude digital

A medida que la prevalencia de los intentos de fraude digital en las empresas y los consumidores continúa aumentando, el último informe trimestral de TransUnion sobre tendencias globales de fraude digital destaca que los estafadores están reorientando sus esfuerzos de engaño a otras víctimas, de manera que han cambiado los servicios financieros por otras industrias con una gran actividad digital, como los viajes, el ocio y los juegos.

Fraude digital en EspañaAl comparar el segundo trimestre de 2021 con el mismo periodo del año anterior, se observa que la tasa de intentos sospechosos de fraude digital ha aumentado un 16,5% a nivel mundial en todas las industrias. Sin embargo, el porcentaje de intentos de fraude digital procedentes de España se ha reducido un 27,5%. Los juegos de azar y los viajes y el ocio son los sectores que han experimentado el mayor aumento en la tasa de intentos sospechosos de fraude digital, aumentando respectivamente un 393,0% y un 155,9% respecto al año pasado. En el caso de España, las industrias con mayor incremento han sido la logística (+228,8%), juegos de azar (+219,9%) y viajes y ocio (+175,5%).

TransUnion monitoriza y analiza los intentos de fraude digital reportados por empresas en diversas industrias como juegos, juegos de azar, servicios financieros, salud, seguros, comercios y viajes y ocio, entre otros. Las conclusiones del estudio se basan en la inteligencia de análisis de miles de millones de transacciones y más de 40.000 sitios web y aplicaciones contenidas en el conjunto de soluciones de gestión de identidad, autenticación basada en riesgos y análisis de fraude TransUnion TruValidate™.

«Es bastante común que los estafadores cambien su estrategia y enfoque cada pocos meses para pasar de una industria a otra», señala Juan Antonio Villegas, director general de TransUnion España. «Los estafadores tienden a buscar industrias que están notando un crecimiento inmenso en las transacciones. Este trimestre, a medida que los países comenzaron a abrirse más tras sus confinamientos por la COVID-19 y los viajes y otras actividades de ocio se han vuelto más comunes, los estafadores claramente han hecho de esta industria su objetivo principal. El inmenso crecimiento en el fraude en el sector de los juegos también se puede atribuir a los cambios en el enfoque de los estafadores a medida que este mercado en crecimiento se convierte en un objetivo más grande», añade.

Un ejemplo del repentino cambio de víctima de los estafadores se puede observar en los servicios financieros. Las tasas de intentos globales de fraude online en servicios financieros habían aumentado un 149% al comparar los primeros cuatro meses de 2021 y los últimos cuatro meses de 2020. Al comparar el segundo trimestre de 2021 y el mismo periodo de 2020, la tasa de presuntos intentos de fraude de servicios financieros digitales también ha aumentado, pero lo ha hecho a una tasa del 18,8% a nivel mundial y, en España, solamente del 2,1%. Por otro lado, la tasa de presuntos intentos de fraude digital contra la industria logística ha disminuido a nivel mundial un 49,1%, mientras que para los intentos originados en España fue una de las industrias con mayor incremento de tasas, con un alza del 228,8%.

Fraudes digitales relacionados con la pandemia

En paralelo al aumento de los intentos de fraude digital contra empresas, uno de cada tres consumidores declara haber sido objetivo de un esquema de fraude digital relacionado con la COVID-19 durante el segundo trimestre de 2021. El estudio Consumer Pulse de TransUnion de junio de 2021 ha encontrado que aproximadamente el 36% de los encuestados globales reconoce haber sido blanco de fraudes digitales asociados con la COVID-19.

Analizando el tipo de fraude, el phishing sigue siendo el principal tipo de fraude digital relacionado con la COVID-19 y ha afectado a consumidores de todo el mundo en el segundo trimestre de 2021. Entre los consumidores globales que dicen haber sido objetivo de fraude digital relacionado con la COVID-19, el 33% afirma haber sido víctima de dicho fraude. El robo de tarjetas de crédito o los cargos fraudulentos son el segundo tipo de fraude online relacionado con la COVID-19 más citado entre los afectados. Un 24% de los consumidores globales lo ha sufrido durante el periodo analizado.

«Una de cada tres personas en todo el mundo ha sido objetivo o víctima de fraude digital durante la pandemia, lo que pone aún mayor presión a las empresas para garantizar que sus clientes confíen en ellos a la hora de realizar transacciones», advierte Villegas. «A medida que los estafadores continúan apuntando hacia los consumidores, corresponde a las empresas hacer todo lo posible para garantizar que sus clientes tengan un nivel adecuado de seguridad para confiar en que sus operaciones sean seguras, al tiempo que les proporcionan una experiencia de compra adecuada para evitar el abandono del carrito de la compra», concluye.

Imágenes: Towfiqu Barbhuiya / Unsplash