GMV participa en FirEUrisk, programa europeo para la gestión integrada de incendios forestales

La multinacional tecnológica GMV interviene en el proyecto de investigación internacional FirEUrisk, enfocado a desarrollar una estrategia holística de prevención de grandes incendios forestales. Este proyecto Horizonte 2020 ha recibido 10 millones de euros de la Unión Europea para contribuir a un cambio de paradigma en la gestión de incendios forestales, enfatizando la gestión holística preventiva del riesgo de ignición sobre el combate del fuego ya declarado.

La gestión que propone FirEUrisk pondrá el foco en la identificación de factores precursores de vulnerabilidad, la adaptación de estrategias de gestión a cambios climáticos y socioeconómicos esperados, la mejora del plan de respuesta a la emergencia y la evaluación del impacto para facilitar la restauración del entorno. Las soluciones a estos problemas se desarrollarán a escala local y se adaptarán a las necesidades de prevención, ataque o restauración a escala regional y paneuropea.

FirEUrisk GMV

En el marco de esta estrategia, GMV coordina dos tareas:

  1. La evaluación de los efectos en cascada de los incendios forestales. Los «efectos cascada» atienden tanto a las causas como a las consecuencias de los incendios; entre otros, cabe señalar: subida de temperaturas, mayor duración de periodos secos, debilitamiento de las masas forestales por plagas, erosión y compactación del suelo, aumento de la escorrentía, deslizamientos de laderas, inundaciones, perdida de biomasa y captura de carbono.
  2. La demostración de las propuestas a nivel paneuropeo y en cinco regiones seleccionadas: el condado de Kalmar (Suecia), Centroeuropa (Brandeburgo y Sajonia en Alemania, Bohemia en la República Checa y Silesia en Polonia), Portugal central, Barcelona (España) y Ática (Grecia).

El proyecto, desarrollado por un consorcio multidisciplinar formado por 39 instituciones de 19 países, mostrará la escalabilidad de los desarrollos propuestos: índices de riesgo estandarizados, modelos de predicción bajo condiciones de cambio climático, evolución de escenarios en nuevas áreas afectadas por el fuego, contenidos de formación técnica y protocolos de actuación para brigadas de extinción y reducción del riesgo de incendios para la población, entre otros.

FirEUrisk: proyecto para una mejor gestión de los incendios forestales

Los incendios forestales son un riesgo importante para los bosques, afectando al equilibrio ecológico y la salud. Las restricciones causadas por la COVID-19 han impedido la limpieza de los montes en invierno, situación agravada por las fuertes nevadas que han agregado toneladas de biomasa al sotobosque, aumentando aún más el riesgo de ignición en la próxima temporada de incendios forestales.

Consciente de esta problemática, la Unión Europea está comprometida con la reducción del riesgo de incendios forestales. Por ello, recientemente ha lanzado el proyecto FirEUrisk, orientado a desarrollar, probar y difundir una estrategia integrada y basada en la ciencia, para la gestión del riesgo de incendios forestales en Europa. Se pasará así de los actuales planteamientos de alto coste en la supresión de incendios a un nuevo enfoque con tecnologías innovadoras y recomendaciones de políticas para una mejor gestión y para reducir los efectos más dañinos.

La Asociación portuguesa para el Desarrollo de la Aerodinámica Industrial (ADAI) lidera un consorcio multidisciplinar de 39 instituciones procedentes de 19 países, en busca de este cambio paradigmático en la gestión de incendios forestales, adquiriendo conocimientos para abordar los desafíos vinculados a las condiciones europeas de incendios forestales actuales y a las pronosticadas para las próximas décadas.

El equipo multidisciplinar, que incluye investigadores, profesionales, legisladores y ciudadanos, estudiará la fragilidad y resiliencia de las zonas de estudio a los incendios forestales, incluido el impacto de las políticas en el uso de la tierra, y cómo los problemas socioeconómicos y la actividad humana influyen en esta vulnerabilidad. Ello permitirá la creación de enfoques de planificación regional y paneuropeo para aumentar la seguridad de las comunidades locales, mejorando las soluciones basadas en la naturaleza.

Con todo ello, se espera que los resultados del proyecto contribuyan a reducir los efectos negativos asociados a los incendios, tales como víctimas humanas (morbilidad y mortalidad), pérdida de vida silvestre, pérdidas culturales, pérdidas de propiedad pública y privada y trastornos sociales, debido a daños importantes en las infraestructuras y deterioro del capital natural. El proyecto se desarrollará durante un periodo de 4 años (abril de 2021-marzo de 2025) con un presupuesto de 10 millones de euros.