«Esta crisis ha evidenciado el importante papel que ha jugado la Seguridad en los hospitales»

Benito Mínguez Tolsada. Director de Seguridad. Gerencia Atención Integrada de Albacete. Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM).

Tras vivir esta crisis sanitaria en primera persona, Benito Mínguez Tolsada, director de Seguridad. Gerencia Atención Integrada de Albacete del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), no duda en señalar  que los hospitales, además de un servicio esencial en cualquier situación, «se pueden definir como Infraestructuras Críticas y así deberían estar catalogados formalmente». En una entrevista en la que analiza, entre otros temas, las pautas y medidas adoptadas en aspectos de seguridad durante esta situación excepcional, Mínguez asegura tener claro que, tras lo ocurrido estos últimos meses, «habrá un antes y un después de la Seguridad Privada en España».

hospitales
Benito Mínguez. Director de Seguridad. Gerencia Atención Integrada del Albacete. SECAM

—¿Cuáles han sido los grandes retos que ha tenido que asumir el área de seguridad de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete ante la Covid-19?

—Una catástrofe de esta magnitud, requiere estar a la altura de las circunstancias, en las múltiples funciones que son responsabilidad del departamento de Seguridad. En este caso, el hecho de que nuestros hospitales y nuestros centros de salud se transformasen de arriba abajo, supuso el gran reto del seguimiento y apoyo en la adaptación de los distintos espacios habilitados y transformados, en cuanto a control de accesos y organización del tráfico de pacientes-acompañantes, proporcionando la información-orientación necesaria a los mismos.

Así mismo es destacable el tremendo trabajo realizado en la recogida-entrega de pertenencias, pues dadas las singulares características de la situación, y la dificultad para llevarlo a cabo, supuso todo un reto para Seguridad. Por otro lado, la contratación de nuevos trabajadores, llevó consigo múltiples acciones e incidencias referidas a acreditaciones de los mismos, entrega y asignaciones de las rutas.

Además, y como consecuencia de lo expuesto anteriormente, hubo que intensificar la atención y el seguimiento de la apertura-cierre de puertas y espacios y asimilar los numerosos cambios de horarios. Todo esto sumado a las incidencias más habituales que forman parte del día a día de los centros.

hospitales

—Los centros hospitalarios han sido las instalaciones clave, como servicio esencial, en esta excepcional situación, ¿qué planes y protocolos de seguridad se pusieron en marcha ante la crisis sanitaria?

—Desde un punto de vista más general, en nuestra Gerencia se constituyó el Comité de Crisis, y se activó el Plan de Contingencia frente al Covid-19, así como también el Comité de Autoprotección estuvo activado permanentemente como apoyo en todos los pasos que se iban dando.

Si hablamos más específicamente del departamento de Seguridad, prácticamente no fue necesario crear nuevos protocolos de seguridad, dado que toda la actividad realizada ya estaba suficientemente protocolizada, aunque sí fue necesario adaptar dichos protocolos a la evolución permanente de la actividad de los centros, lo que supuso un esfuerzo extra para todos, quedando patente, una vez más, la gran profesionalidad de los componentes del departamento, especialmente de los Vigilantes de Seguridad y los Técnicos de Sistemas, que arriesgándose en primera línea de combate, fueron fundamentales en la gestión de esta crisis. Destacando que todo ello se llevó a cabo sin necesidad de aumentar el número de efectivos.

Dicho esto, considero muy importante matizar que los hospitales, además de un servicio esencial en cualquier situación, se pueden definir como Infraestructuras Críticas y así deberían estar catalogados formalmente. En una situación tan excepcional como ésta creo que ha quedado sobradamente demostrada esta teoría.

Para acceder a la entrevista completa pincha aquí