Las cuatro claves que han puesto a prueba el sector IT con la crisis del COVID-19

El impacto del COVID-19 en el tejido empresarial global está siendo devastador, pero si hay un sector que todavía mantiene la capacidad de enfrentarlo es el de las TIC. Las compañías y negocios buscan en la tecnología una solución a corto plazo con el objetivo de ganar a largo plazo la adaptabilidad que les permita continuar con su actividad. Esta adaptación se refleja en un impulso de la transformación digital mayor al de años anteriores denominado como “súper digitalización”.

sector it

En este contexto, las tecnologías conocidas anteriormente como emergentes – el Big Data, la Inteligencia Artificial, la súper automatización, etc. – y las herramientas de comunicación digitales están evolucionando rápidamente para cubrir la alta demanda de la sociedad (relaciones personales, educación, ocio y entretenimiento, etc.) y de las empresas (trabajo en remoto, videoconferencias, gestión de equipos, canales digitales de interacción entre las personas y con los clientes, el eCommerce, etc.) para hacer frente al Coronavirus.

Para llevar a cabo esta digitalización las organizaciones requieren en su equipo de profesionales IT cualificados, capaces de implementar los canales y servicios digitales necesarios para mantener su actividad, y desarrollar y gestionar proyectos en remoto de forma óptima.

Trabajo en entornos remotos y adopción de herramientas colaborativas

Las plataformas Cloud y las herramientas colaborativas o que permiten el trabajo en entornos remoto – sistemas de vídeo en streaming, aplicaciones para realizar llamadas, videoconferencias, chats, etc. – se han convertido en imprescindibles para generar y compartir contenido entre los diferentes miembros de un equipo y, por tanto, para el desarrollo de la actividad de muchas compañías.

Desde el inicio del confinamiento, en España se han duplicado los usuarios en el tráfico relativo a este tipo de aplicaciones de videoconferencias, según datos de DE-CIX, una de las principales operadoras de intercambio de internet en el mundo. En concreto las llamadas a través de Facebook se han incrementado un 70% al mes y las videollamadas y los mensajes de voz han crecido un 100% en WhatsApp, tal como ha recogido Hootsuite, la plataforma líder en gestión de redes sociales, en su último informe en el que ha analizado el comportamiento digital de los usuarios durante la crisis de COVID-19.

Inversión en nuevas tecnologías: IA y RPAs,

El uso de herramientas tradicionales de business intelligence, y de las tecnologías más modernascomo el Big Data, la Inteligencia Artificial o la super automatización, por ejemplo con tecnologías RPA (Robotic Process Automation), están sufriendo una implementación creciente por el éxito de sus aplicación en aquellos proyectos que requieren de una gestión especial para hacer frente al coronavirus.

Además, la inversión en estas tecnologías para construir una empresa más inteligente también será esencial a largo plazo tanto desde la analítica y predicción como en la interacción con las máquinas de una forma más humana, a través de Asistentes Virtuales o Chatbots.

Incremento en el uso de canales digitales

Los canales digitales, y en particular el canal web y el canal móvil están permitiendo amortiguar la caída de las ventas de los canales físicos para muchos negocios. El papel del eCommerce es y será clave en los próximos meses, sin perder de vista el aparato logístico que los mantiene.

El incremento de uso de estos canales lleva implícito una mejora de la arquitectura de software que las desarrolla, orientada hacia tres objetivos: reducir la complejidad de usos, aumentar la usabilidad y la flexibilidad.

Formación en tecnologías y necesidad de perfiles IT

Debido a esta creciente “super digitalización» de las empresas cobrará una mayor importancia la formación en profesiones del sector TIC como los ingenieros de software, arquitectos y desarrolladores de tecnologías Cloud, especialista en herramientas de analítica avanzada, especialistas en aprendizaje automático, ingenieros DevOps y expertos en tecnologías de procesamiento del lenguaje natural.

A esta formación se suma la necesidad de las empresas por incorporar a aquellos profesionales TIC con conocimientos metodológicos, en la operativa de IT, tanto gestión de proyectos como coordinación del ciclo de vida de desarrollo: Agile, DevOps y Design Thinking. Estas representan una nueva filosofía con función de facilitadoras para una mayor adaptabilidad a los cambios.

Imágenes: Pexels / Andrea Piacquadio