Reflexiones sobre el incendio de la Torre Grenfell

Por Antonio Galán. Comité de Instalación de Protección Pasiva. Tecnifuego-Aespi

El incendio originado hace casi un año en la Torre Grenfell debe ser investigado de manera minuciosa para conseguir llegar a la verdad de lo que pasó, ya que a día de hoy lo único de que se dispone es de la información publicada en los medios de comunicación, pero no existe un versión oficial de los hechos. Por ello debemos ser prudentes con las informaciones que se proporcionan para evitar la obtención de conclusiones erróneas.

incendio de la Torre Grenfell

No deberíamos tener en cuenta todos aquellos comentarios simplistas en los que, basándose únicamente en unas cuantas imágenes y noticias, son capaces de descubrir el desarrollo del incendio y los motivos por los cuales ha sucedido. Respetemos la figura de los investigadores de incendio y su trabajo. Cuando sea publicado el informe oficial, será el momento de analizar de manera integral todas las cuestiones necesarias para evitar que se vuelvan a producir siniestros de este tipo.

Los incendios, aunque a primera vista puedan parecer simples, son fenómenos muy complejos en los que intervienen e influyen de manera relevante una gran serie de factores tales como el diseño del edificio, aspectos meteorológicos, tipo de recinto, combustibilidad y carga de fuego del contenido, comportamiento al fuego de los productos constructivos, medidas de protección activa y pasiva, así como su estado de conservación atendiendo a su mantenimiento e instalación, respectivamente. Por este motivo, a día de hoy, no hay ningún tipo de programa informático de simulación que sea capaz de predecir al 100 % el comportamiento de un incendio. Por ello, en un incendio de estas dimensiones, rara vez suele ser el responsable un único factor. Con frecuencia, los incendios se producen por una concatenación de sucesos.

En base a las informaciones publicadas por los medios de comunicación ingleses, los primeros datos sugieren que el incendio se inició en el cuarto piso debido a un fallo eléctrico de una nevera. Si esto fuera cierto, la causa del incendio sería el fallo de la instalación eléctrica. Esto es una de las causas que provoca un mayor número de incendios, así lo demuestran diversos estudios relacionados con las estadísticas de incendios.
Por ello, debemos prestar atención a este tipo de instalaciones y mejorar las instalaciones que sean obsoletas o que presenten algún riesgo.

En este incendio, ha quedado acreditado que los vecinos de este edificio realizaron varias reclamaciones alertando a los organismos competentes sobre la inadecuada instalación eléctrica. Esto demuestra la importancia de gestionar estas situaciones con la mayor celeridad posible para evitar situaciones de riesgo. Algunos supervivientes del incendio, han relatado ante los medios de comunicación que los sistemas de alarma no fueron eficaces, bien porque no se escucharon o porque si funcionaron lo hicieron con un volumen inapreciable para algunos vecinos.

Los sistemas de detección de incendios son básicos en estas situaciones ya que su correcto funcionamiento condicionará la evacuación de las personas. En la actualidad, diferentes organismos y asociaciones reclaman la instalación obligatoria de detectores en las viviendas. La introducción de esta medida en otros países ha conducido a la reducción de las víctimas, ya que hay que recordar que muchas de las víctimas en incendios se producen cuando están dormidas. Dado que el coste de un detector sencillo para una vivienda no representa una gran inversión, su instalación es una opción muy recomendable.

Lea el artículo íntegro en el número de mayo de Instalsec.

Imágenes: Shutterstock / Alex Donohue