Las autoescuelas instalarán accesos biométricos en las aulas

El Gobierno establece nuevas medidas de control en las autoescuelas. En concreto y desde el 1 de marzo, tendrán que instalar un control de acceso biométrico tanto en las aulas como en los vehículos para todos los cursos CAP destinados a transporte por carretera. Unos sistemas que deben conseguir la autorización de la Dirección General de Transporte Terrestre.

accesos biométricos

Ante esta nueva normativa, muchas de ellas se encuentran ya inmersas en procesos de adecuación de sus instalaciones y apuestan por soluciones como las que ofrece B+SAFE que se basan en el reconocimiento facial y biométrico de la huella dactilar. El primero permite identificar a cada alumno, incluso con mascarilla, y registrar de forma sencilla y segura la entrada y salida de los alumnos, además de medir su temperaturaUn conjunto de soluciones biométricas para autoescuelas y centros de formación de conductores de determinados vehículos destinados al transporte por carretera con el Certificado de Aptitud de Profesional (CAP).

Para obtener la correspondiente autorización de la Dirección General de Transporte Terrestre, y entre otros requisitos, estos centros deben disponer de un sistema de control de acceso biométrico con el fin de facilitar el control de asistencia a los cursos que se impartan, tanto en la parte de formación impartida en aula como de la impartida a bordo de un vehículo.

Dos sistemas biométricos de control

Las soluciones de B+SAFE, se basan en el reconocimiento facial y también en reconocimiento biométrico de la huella dactilar. El primero permite identificar a cada alumno, incluso con mascarilla, y registrar de forma sencilla y segura la entrada y salida de los alumnos, además de medir su temperatura.

El sistema registra la asistencia de cada alumno a los cursos CAP: entrada y salida, código del curso e identificación del centro; crea grupos diferentes de asistencia; permite exportar los registros de manera sencilla en formato Excel o PDF; y conserva los registros con seguridad.

El segundo sistema se basa en la biometría de la huella dactilar y ofrece los mismos niveles de seguridad y parecidas  funcionalidades del sistema de reconocimiento facial.

«Estos sistemas – explica Nuño Azcona, CEO de B+SAFE – permite a las autoescuelas y centros afines no sólo cumplir escrupulosamente la nueva normativa sino también hacerlo de manera automática, segura y fiable, liberando al centro de papeleo y gestiones añadidas».