«Hay que concienciar al ciudadano de que la seguridad está para hacer más cómoda su estancia»

Manuel Manglano Antón, jefe de Equipo de Seguridad del Hospital Severo Ochoa de Madrid, asegura en esta entrevista que «falta mucho para concienciar al ciudadano y al trabajador que tanto las medidas de seguridad como el profesional que las implanta y realiza, están para hacer más cómoda su estancia en las instalaciones y velar por las posibles amenazas». Manglano explica a nuestra publicación, entre otros aspectos, cuáles son los elementos clave para gestionar la seguridad de un centro hospitalario.

concienciar al ciudadano

—¿Cuál es la estructura e infraestructura actual del Área de Seguridad del Hospital Severo Ochoa?
—El departamento de Seguridad depende y se compone de la Dirección de Gestión, una Jefa de Personal Subalterno y un Jefe de Equipo. Con una plantilla de vigilantes de seguridad que conocen ampliamente el hospital en los diferentes aspectos, para el desarrollo de sus funciones específicas y solución de los problemas planteados.
Una estructura que cuenta con los medios necesarios para desempeñar su específica función, así como también de medios y medidas de seguridad concretos.

—¿Cuáles son las funciones concretas que lleva a cabo el Área de Seguridad?
—Desde el departamento de Seguridad trabajamos constantemente para prevenir cualquier daño o amenaza que vivimos día a día y dar tranquilidad tanto a usuarios como a personal sanitario para que puedan desarrollar su trabajo con toda tranquilidad, dando cumplimiento a la legislación vigente y a nuestra Ley de Seguridad Privada.

—¿Cuál es la operativa diaria que desempeña el área de Seguridad, junto a su equipo?
—Teniendo en cuenta que cada día es distinto nos encontramos con varias situaciones a resolver.
Principalmente nos centramos en las zonas más débiles del hospital, haciendo hincapié en la realización de rondas, verificando las puertas de emergencias, sistemas contraincendios, bies, extintores, salidas y recorridos de evacuación en caso de alarma para obtener y dar una respuesta inmediata.
Sin olvidar los accesos de urgencias generales y materno infantil por la cantidad de usuarios que lo utilizan.
Además, estamos en constante comunicación con el CCTV, por si existiese cualquier tipo de amenazas, posibles hurtos en la zona de parking y vandalismo.

—¿Con que medios y medidas de seguridad cuentan las instalaciones el Hospital Severo Ochoa?
—Actualmente contamos con una serie de medios técnicos y físicos, así como un adecuado mantenimiento.
Contando con un centro de control CCTV con recursos humanos profesionales y cualificados 365 días del año 24 horas, que cuenta con 62 cámaras tanto fijas como domos, sistema de accesos de control mediante tarjeta (Farmacia, Admisión, etc.). Varios sistemas de alarma anti-pánico, puestos en zonas más expuestas y sensibles al personal sanitario.
Control de acceso a vehículos mediante barrera e identificación.
Una central de las alarmas de protección contra incendios.
Identificación de alarmas de gases medicinales.
Recepción de llamadas de los distintos ascensores para atender a personas encerradas o avería.
Alarma directa de una de las plantas más delicadas, Psiquiatría.
Contando con planes de emergencia y protocolos concretos de actuación.

—¿Qué riesgos y problemas se encuentra el jefe de Seguridad en el desempeño de sus funciones en un gran centro hospitalario como el de las características del Hospital Severo Ochoa?
—El riesgo en este tipo de centros hospitalario no descansa ya que en el transcurso del día se mueven muchos usuarios con distintas intenciones.
Pero gracias al trabajo diario que desarrolla el departamento de Seguridad, en cuanto a delincuencia, hurtos en todas las instalaciones y usuarios queriéndose saltar las normas del centro, tenemos un índice muy bajo. Ya que se resuelven con profesionalidad y protocolos establecidos. Siendo los últimos los que nos encontramos más frecuentes.

Lea la entrevista íntegra en Cuadernos de Seguridad