fbpx
InicioEntrevistasP. Velázquez: «Las ciudades exigen mucho más a la policía y las...

P. Velázquez: «Las ciudades exigen mucho más a la policía y las organizaciones de policía local estamos más preparadas, con más medios y mayor capacidad. Por ello, la ley tiene que adaptarse.»

La pasada semana se celebró la undécima edición del Security Forum, en ella pudimos escuchar numerosas intervenciones de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en las que el late motiv era la necesidad de una actualización de la normativa de seguridad a todos los niveles. En una entrevista con el jefe de la Guardia Urbana de Barcelona, Pedro Velázquez, nos ha podido resolver cuestiones sobre los retos a los que se enfrenta la policía local en Barcelona, la necesidad de una actualización de las normativas y la paulatina implementación de tecnologías que mejoran la eficacia de las actuaciones policiales.

– Con sus más de 180 años de historia, la Guardia Urbana de Barcelona ha evolucionado hasta convertirse en un cuerpo de policía innovadora e integrada con el resto de FCS convirtiéndose en una referencia en muchos aspectos con la mirada puesta en la interacción con los ciudadanos. ¿Dónde diría que reside el éxito de la GUB para alcanzar estos niveles de satisfacción? ¿Acompaña la opinión de los ciudadanos de Barcelona a esta fama?

Considero que la proximidad, la capacidad de gestionar grandes eventos o de reaccionar ante las demandas de seguridad de todo tipo, entre otros, nos convierten en una policía con mucha experiencia. Cada día recibimos entre 1500 y 2000 llamadas que nos requieren a actuar en el ámbito de la seguridad viaria, la actividad delictiva o la convivencia. También nuestro posicionamiento en el ámbito de la tecnología y la innovación, considero que nos significan como cuerpo moderno.

Estoy convencido del reconocimiento ciudadano hacia nuestro trabajo. Hay que matizar que, la Guàrdia Urbana, como todos los policías locales, experimentamos miles de interacciones con la ciudadanía, en muchos casos para hacer cumplir normas que otros cuerpos de seguridad no tienen como misión. Ejercer la autoridad no es un acto de simpatía, pero la comunidad confía en nosotros para gestionar los conflictos de seguridad que se producen en la ciudad y estamos en un camino de mejora constante en ese sentido.

– Usted lleva casi 4 años a la cabeza de la GUB, ¿Cómo ha transcurrido este tiempo? ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta?

Como ciudad hiperconectada al mundo, los retos globales son nuestros desafíos: los flujos migratorios, el envejecimiento, el crecimiento urbano, la revolución digital, el turismo… Estos fenómenos, con consecuencias positivas innegables, tienen consecuencias que hay que gestionar: la multireincidencia, los conflictos de convivencia, los nuevos modos de movilidad, las vulnerabilidades.

Como organización, nuestro reto es la adaptación a un entorno cambiante, volátil. Las ciudades, los barrios, la convivencia, tienen sus propias lógicas y necesitan flexibilidad. A veces difícil.

– En numerosas ocasiones nos encontramos con que el modelo policial, en cuanto a Policías Locales se refiere, no se corresponde a la realidad, ¿cómo podría lograrse un acercamiento para adaptar los cuerpos de policía a la idiosincrasia actual?

Tenemos una normativa del año 1986 y del 1991 que determina nuestras competencias y en definitiva, nuestro ADN como policías. Estas normas inspiran cualquier consideración del papel de las policías  locales considerándolas auxiliares del resto de cuerpos de seguridad. Esto ha ido evolucionando, pero nunca se ha alcanzado un verdadero reconocimiento. 

Ni las ciudades, ni las organizaciones son las mismas que hace 35 años. Las ciudades exigen mucho más a la policía y las organizaciones de policía local estamos más preparadas, con más medios y mayor capacidad. Por ello, la ley tiene que adaptarse.

– Si consideramos que las ciudades son organismos vivos, Barcelona está en constante expansión y crecimiento, ¿cómo es la adaptación en los cambios a nivel de seguridad? ¿Qué medidas se están desarrollando para mejorar la seguridad en la ciudad?

Este entorno cambiante, de mayor demanda, de crecimiento, de mayor fricción… precisa más inteligencia y mayor capacidad de respuesta. En ello estamos. Desarrollando la parte de conocimiento de la realidad y reforzando la capacidad de adaptación.

– Al constante movimiento de los locales en la ciudad, Barcelona es uno de los grandes destinos turísticos y epicentro de grandes eventos tanto deportivos como culturales, ¿cómo afecta esto a vuestras políticas de seguridad como guardia urbana?

Absolutamente. El turismo ya casi no es estacional en Barcelona. Tenemos visitantes todo el año y de todo tipo: de ocio, de trabajo, de negocio, cultural, formativo… Nuestra estrategia debe orientarse a dar seguridad a todas estas personas para que puedan ejercer su actividad con tranquilidad. La presencia policial en los puntos críticos, la interacción con estas personas o la mejora de la atención de la víctima, son claves.

– En el contexto de Security Forum, somos el primer encuentro de seguridad inmobiliaria en España, ¿qué retos encontráis en Barcelona? ¿Existe alguna estrategia de concienciación hacia los propietarios o hay alguna solución que se esté considerando implementar para superar los desafíos?

El agravio que supone para un propietario la pérdida temporal del disfrute de una finca es la principal preocupación de la GUB, sin olvidar que sea de titularidad privada o pública, la usurpación de un bien ajeno supone una vulneración a la ley. 

Sin duda una de las preocupaciones que afronta todo propietario es la dificultad de recuperar su propiedad en caso de ser usurpada. Barcelona es una ciudad donde el fenómeno de la ocupación ha tenido una gran incidencia desde que se empezó a llevar a cabo esta práctica, tanto en su vertiente reivindicativa como por la simple necesidad habitacional. Existen una serie de factores como: normativa que no facilita el desalojo de los espacios ocupados en prevención de la vulnerabilidad de sus ocupantes, el carácter de gran ciudad que concentra gran cantidad de población de origen diverso, la acumulación de viviendas vacías públicas y privadas, entre otras que crean el caldo de cultivo ideal para la proliferación de la ocupación. Mostrando a su vez una aparente sensación de impunidad de aquellos que usurpan una propiedad.

En Barcelona se está haciendo un trabajo para hacer copartícipes a la ciudadanía, con la finalidad de identificar situaciones flagrantes de ocupación para comunicar a las FCSE así como divulgar pautas de actuación y medidas de prevención.

– La Guardia Urbana de Barcelona es conocida por su modelo de proximidad, ¿cómo funciona? ¿Cuál es el objetivo de este tipo de políticas y cómo puede marcar la diferencia con un modelo más tradicional?

A lo largo de los años, la Guardia Urbana de Barcelona ha consolidado un modelo policial centrado en la resolución de problemas, donde el trabajo de proximidad abarca a toda la organización y se considera la estrategia óptima para servir a la ciudadanía. Este enfoque implica una reestructuración y ajuste de los Equipos de Policía de Barrio, orientando su labor hacia una contribución más analítica de los incidentes y la gestión integral de los conflictos de convivencia.

Este modelo de proximidad marca una diferencia significativa con los modelos policiales tradicionales, que suelen ser más reactivos. En lugar de responder únicamente a los conflictos después de que ocurren, busca anticiparse y resolver los problemas de manera compartida y transversal. Así, se pretende evolucionar hacia un modelo de policía basado en la inteligencia, permitiendo abordar las problemáticas crónicas de manera más precisa y eficiente. La capacidad de análisis y coordinación entre diferentes servicios municipales facilita definir mejor las acciones a tomar.

El enfoque analítico se ha fortalecido con la implementación de la herramienta tecnológica Perseo, que ha transformado el servicio planificado. Esta herramienta, diseñada para la gestión estructurada de casos y el análisis de riesgos, es supervisada y mantenida para garantizar su eficiente utilización por parte de los Equipos de Policía de Barrio, mejorando así la gestión de conflictos con mayor precisión y equilibrio. Además, esta capacidad analítica no solo se enfoca en la prevención, sino que también mejora la eficacia en la resolución de problemáticas recurrentes, permitiendo una definición más precisa de acciones y fortaleciendo la anticipación mediante la integración de perspectivas diversas.

– En numerosas ocasiones vemos como se convierte en imprescindible la colaboración entre los cuerpos de seguridad pública y la seguridad privada. En Cataluña además están los Mossos d’Esquadra, ¿cómo funciona esta cooperación? ¿Existe un plan de actuación para cada cuerpo en función del incidente?

La titularidad de las responsabilidades de cada cuerpo ha quedado definida desde el mismo despliegue del CME en Barcelona, a través del Convenio Marco de coordinación y colaboración en materia de seguridad pública y policía entre el Dpto. de Interior de la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona del año 2005 y de sus sucesivos Protocolos y Acuerdos que se han ido desarrollando progresivamente. En estos se han asignado las competencias que cada cuerpo tiene en titularidad o se le asignan funciones como colaborador. Si bien en algunos casos la titularidad es compartida.

– En Security Forum contaremos con una ponencia del Sargento de la GUB, Iván Guerrero sobre dispositivos personales de grabación, ¿podría contarnos algo al respecto? ¿Cómo ayudan este tipo de dispositivos a mejorar las actuaciones policiales?

El sargento Iván Guerrero se centrará en los dispositivos personales de grabación, también conocidos como DPG. Nuestra intención es explicar nuestra experiencia técnica y operativa con estos dispositivos que están ganando popularidad entre los cuerpos policiales, principalmente por:

  • Transparencia. Estas cámaras registran nuestras intervenciones, permitiendo una revisión objetiva de cualquier incidente.
  • Evidencia: Las imágenes son pruebas visuales y auditivas que permiten ser remitidas a la autoridad correspondiente como medio de prueba.
  • Atenuante: Que las intervenciones queden grabadas y puedan ser usadas en procedimientos penales o administrativos provoca que ciertas actitudes hostiles hacia los agentes se reduzcan.

Los DPG fortalecen la confianza del ciudadano en la policía y a su vez nos dotan de una mayor seguridad jurídica en nuestras intervenciones

– La implantación de tecnología en los cuerpos de seguridad es una realidad, ¿cuáles son las últimas adquisiciones tecnológicas que más se han celebrado dentro de la GUB? ¿Alguna actualización tecnológica a la vista que marcará la diferencia en las actuaciones policiales?

La implantación de nuevas tecnologías es fundamental para mejorar nuestra eficiencia y efectividad en nuestras intervenciones, en la GUB trabajamos constantemente para mejorar y actualizar nuestros dispositivos tecnológicos para ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía.

Las últimas adquisiciones tecnológicas han tenido un impacto significativo y han sido muy bien recibidas. Algunas de las más destacadas son:

  • Adquisición y mejora de los sistemas de videovigilancia. Entre los que destacan los DPG, cámaras de reconocimiento de matrículas.
  • Nuevos smartphones que nos permiten estar conectados y realizar consultas operativas en vía pública.
  • La actualización de la flota de vehículos y del sistema informático de última generación que equipan.
  • El uso de drones para poder tomar las mejores decisiones operativas a la vez de la posibilidad de obtener evidencias en casos necesarios.
  • Estaciones de trabajo móvil (UIPA).

Así mismo, se está trabajando en nuevas herramientas para:

  • Comunicación interna más fluida, eficiente y segura.
  • Explorar las posibilidades de la IA en el ámbito policial. Por ejemplo, para el análisis de datos, reconocimiento de patrones en videovigilancia, etc.
  • Equipos portátiles de traductores simultáneos.
  • APP de reconstrucción de accidentes y planimetría (UIPA).

artículos relacionados

C. Hernández-Echevarría: «Siempre estamos hablando de bulo si es...

¿Qué es un bulo? ¿Qué es verificar y cuál es el proceso? ¿Cómo está cambiando la legislación al respecto? Son algunas de las preguntas que responde Carlos Hernández-Echevarría a Cuadernos de Seguridad en esta entrevista sobre la fundación Maldita.