Las claves de la cumbre sobre ransomware de la Casa Blanca

En la cumbre de la Casa Blanca los representantes de 36 países y diferentes empresas coincidieron en que la lucha contra el ransomware requiere la colaboración internacional.

Las claves de la cumbre sobre ransomware de la Casa Blanca

La Casa Blanca convocó su segunda Cumbre de la Iniciativa Contra el Ransomware (más conocida por sus siglas CRI), del 31 octubre al 1 de noviembre, reuniendo a líderes de 36 países, 13 empresas y organizaciones.

«Aunque Estados Unidos está facilitando esta reunión, no vemos esto únicamente como una iniciativa estadounidense», afirmó un portavoz de la Casa Blanca en una rueda de prensa, subrayando que la cumbre se organizó como reflejo de «la amenaza real que suponen los ciberataques».

Más tarde, la Casa Blanca publicó una hoja informativa en la que se indicó que los países participantes y los socios del sector privado desarrollaron acciones concretas de cooperación para contrarrestar los ciberataques en todo el mundo.

«Un solo país que resuelva su problema cibernético no lo estará solucionando, puesto que una incidencia de este tipo tiene consecuencias para todos dentro de una misma red». Fueron estas las palabras de Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de EE.UU., en su discurso de clausura de la cumbre, en el que destacó la importancia de la colaboración internacional.

Los datos de cumbre sobre ransomware y las necesidades legales

El ransomware es un problema que afecta cada año a muchas personas y a miles de empresas en todo el mundo. Durante la cumbre, los participantes hablaron de la necesidad de coordinar los programas de desarrollo cibernético para fortalecer la resistencia, los marcos legales y la capacidad de aplicación de la ley para combatir el ransomware a nivel mundial.

Janusz Cieszyński, secretario de Estado y Plenipotenciario del Gobierno para la Seguridad Cibernética, subrayó la importancia de trabajar para que los puntos de acción de la cumbre «sean ejecutados lo antes posible» en cada país. «Me gustaría enfatizar que no tenemos tiempo que perder», dijo Cieszyński.

Por otro lado, algunos participantes plantearon la necesidad de fijar unos límites legales en el trabajo con otros países. «Tenemos diferentes autoridades y capacidades legales», afirmó Pezzulo de Australia aclarando la necesidad de «llegar a un buen equilibrio».

El sector privado en la lucha contra el ransomware

La mayoría de los participantes evidenció el rol prioritario del sector privado para combatir el ransomware. Bernd Pichlmayer, asesor del canciller federal en la Cancillería Federal de Austria, señaló la necesidad de «incluir interfaces predefinidas en la cooperación con el sector privado».

José Montilla Suero, viceministro digital de la República Dominicana, añadió que «solo hay una manera de defender al Estado de las ciberamenazas, y es mediante el trabajo conjunto de la industria gubernamental y la sociedad civil».

Las conclusiones de la cumbre sobre ransomware

En la cumbre, se tomó la decisión de adoptar medidas conjuntas para impedir que los autores de ransomware puedan utilizar el ecosistema de las criptomonedas. Además, se fijaron iniciativas estratégicas para compartir activamente la información entre el sector público y privado, incluso a través de nuevas plataformas.

Los participantes desarrollaron directrices alineadas para prevenir y responder al ransomware, con especial atención a las infraestructuras críticas. Además, se comprometieron a trazar un mapa de las cuestiones interjurisdiccionales.

Para más información, se puede consultar el vídeo oficial de la cumbre de la Casa Blanca.