Empleo de datos biométricos: Evaluación desde la perspectiva de protección de datos

Los tratamientos que incluyen operaciones con datos biométricos se pueden emplear con muchas finalidades: prueba de vida, identificación, autenticación, seguimiento, perfilado, decisiones automáticas, etc. Las operaciones biométricas -tal y como se recoge en esta información de AEPD- pueden emplear distintas técnicas, algunas de forma simultánea, y, a su vez, una misma técnica se puede implementar de formas diferentes. Las operaciones con datos biométricos en un tratamiento concreto tendrán un grado distinto de intrusión e impacto en la privacidad de los individuos que dependerá de la técnica empleada, pero también de la propia definición del tratamiento, su naturaleza, el ámbito o alcance en el que se va a desarrollar, su contexto y, en especial, los fines que se persiguen. Por lo tanto, la evaluación de impacto de las operaciones biométricas se ha de realizar en el marco de un tratamiento y con relación a sus fines últimos.

datos biométricos

En el marco de un tratamiento, cualquiera de las distintas técnicas biométricas que se incluyan tienen que ser evaluadas de acuerdo con la adecuación, proporcionalidad y la necesidad, su finalidad, el impacto en los derechos y libertades de las personas físicas y los riesgos que conllevan, tanto para el individuo como para la sociedad.

Existen distintos criterios de clasificación de los sistemas biométricos: algunos basados en el uso de tecnologías diferentes, otros relacionados con los dispositivos o sensores, otros con relación al rasgo o conjuntos de rasgos estudiados, etc. Sin embargo, a la hora de demostrar la adecuación de un tratamiento al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), y de evaluar el riesgo para los derechos y libertades de los individuos que puede suponer el procesamiento de dichos datos, es conveniente emplear criterios de clasificación de las operaciones biométricas desde el punto de vista de protección de datos y con relación al tratamiento en el que se implementa.

*¿Quieres leer el artículo completo? Pincha aquí

Imágenes: Gerd Altman/Pixabay