La nube para alojar imágenes de seguridad de forma sostenible y segura

La pasada edición del Congreso Security Forum tuvo como protagonista indiscutible la seguridad, especialmente la seguridad informática o ciberseguridad. Tras disfrutar de las intervenciones de Pedro A. de Alarcón Sánchez, Gerente Big Data & AI en Core Innovation y Chief Digital Officer de Telefónica; Carlos Seisdedos, Responsable de Ciberinteligencia en Internet Security Auditors; Alberto Algarra, Sales Executive Security de Ivanti; y Judit Durán, Senior Sales Manager de Redtrust, llegó el momento de centrar la atención en la videovigilancia en la nube.

Para ello, Carlos Ángeles, DPO y Director para España y Portugal de Eagle Eye Networks, ofreció una ponencia titulada “La nube para alojar imágenes de seguridad ciudadana y monitorización de tráfico de forma sostenible y segura” en la que explicó qué es eso que llamamos cloud y cómo convertirla en un entorno seguro para el almacenaje de imágenes de seguridad.

Qué es la nube y cómo conseguir que sea más segura

Para implementar un sistema de videovigilancia en la nube no es tan fácil como volcar un montón de archivos de imagen y vídeo en un servidor a través de Internet para tener acceso a ellos en cualquier momento. La protección de esos datos y su correcta gestión son una pieza fundamental a tener en cuenta a la hora de implantar esta tecnología. Para ello, entender bien qué es la nube es el primer paso para comprender cómo hacerla más segura.

La nube, tal y como explica Carlos Ángeles “no es una entidad física, sino una red enorme de servidores remotos de todo el mundo que están conectados para funcionar como un único ecosistema”. A dichos servidores se accede a través de internet y pueden permitir el acceso en remoto de varias personas para consultar la información allí almacenada.

Esta tecnología ha permitido que, dentro del ámbito de la videovigilancia, se pase de un almacenamiento de las imágenes en local al uso de una nube deslocalizada y accesible a través de la red. Con ello se permite que exista una concurrencia, explica Carlos Ángeles, o lo que es lo mismo, el acceso de varias personas en remoto para ver las imágenes que han sido almacenadas por la compañía.

¿Cómo conseguir que la nube sea segura y legal?

Es necesario que la información esté encriptada. Es decir, que se empaquete de tal manera que si una persona no autorizada sustrae las imágenes no pueda conocer su contenido. El segundo factor que destaca el ponente es el control del acceso a esa información a través de firewalls y capas de ciberseguridad (preferiblemente que sea tipo SOC, que es el más alto para un centro de procesado de datos) que dificulte el acceso a esos archivos. Además de esto, hay que aplicar una capa de identificación y autenticación que no solo controle el acceso, sino que permita una buena trazabilidad en caso de error.

¿Cuál es el futuro de la tecnología basada en la nube?

Carlos Ángeles se aventuró a dar una predicción sobre cómo será la tecnología en los próximos años. Con la aparición de la Inteligencia Artificial, vamos a hablar con las máquinas de otra manera. Para empezar, ordenadores y móviles pasarán a ser wearables, como pulseras o gafas inteligentes con las que se potenciará la realidad aumentada. Teniendo esto en cuenta, el gran reto pasará por meter todo el poder de un smartphone en unas gafas.

Y el otro gran reto será la aplicación del lenguaje natural para hablar con las máquinas y que estas lo entiendan para dar respuesta a búsquedas cada vez más exigentes y sofisticadas.

Puedes ver todos los vídeos del Congreso de Security Forum aquí.

Imágenes: Xavi Gómez