¡Quien compra barato, compra dos veces!, también en la tecnología de vídeo

Josua Braun. Marketing Director, Dallmeier Electronic

vídeo
Josua Braun. Marketing Director, Dallmeier Electronic

La tecnología de vídeo se encuentra en constante proceso de cambio, pasando cada vez más en muchos sectores de ser un simple factor de coste a convertirse en el precursor de una actividad empresarial exitosa. Especialmente, por esa razón, una empresa bien aconsejada siempre evaluará el coste total de su sistema, el así llamado «Total Cost of Ownership».

«Total Cost of Ownership» & un problema fundamental costoso
No importa si es en la vida privada o en el ámbito de B2B, en todas partes es aplicable la máxima: sólo porque un producto sea barato, su uso no tiene obligatoriamente que ser también rentable. Un análisis del «coste total de propiedad» ayuda a considerar los costes de una solución de video seguridad en su integridad. Muchos usuarios constatan entonces asombrados que el número de cámaras necesarias para un proyecto arrastra una serie de costes derivados, siendo cada solución de videoseguridad diferente.

En el caso de la vigilancia interior de una nave logística, por ejemplo, se producen exigencias completamente distintas a la del perímetro. No obstante, a pesar de la inmensa cantidad de posibilidades, aparecen una y otra vez los mismos requerimientos: hay que vigilar superficies o distancias y con una resolución mínima determinada según su aplicación.

vídeo

El valioso recurso «resolución»
Las cámaras PTZ, megapíxel y también multisensor están ante un reto: en la mayoría de los casos, un número rentable de cámaras megapíxel y multisensor, haciendo zoom, no ofrece una resolución de detalle admitida ante los tribunales en las zonas intermedias y posteriores de la imagen. Con las cámaras PTZ, el operador pierde la vista general de la escena completa ya que se suele concentrar en un encuadre individual.

Ocurre algo similar en el caso de aplicaciones de análisis: conforme al principio de procesamiento de datos «Garbage In – Garbage Out», el análisis de una imagen de vídeo sólo es tan bueno como la calidad de los datos de entrada. Para poder realizar un análisis de vídeo significativo, el criterio esencial es el cumplimiento de una resolución mínima definida por todo el espacio de objeto.

Menos cámaras implican menos costes
Aquí comienzan los sistemas de sensores multifocales asegurando con un número mínimo de cámaras la densidad de resolución mínima necesaria, incluso en superficies grandes. De este modo, crean la base para una videovigilancia y análisis eficaces. Dependiendo del campo de aplicación, un único sistema de sensores multifocal sustituye hasta 24 cámaras individuales. Menos sistemas significa también menos infraestructura, como cables y postes, operadores más eficientes, así como menos costes en soporte y mantenimiento.

*¿Quieres leer el artículo completo? Pincha aquí