i-PRO mini: la cámara de vigilancia con IA más pequeña del mercado

La cámara IP con inteligencia artificial, elegante y compacta, se integra perfectamente en cualquier entorno y facilita información más allá de la seguridad

i-PRO, empresa de referencia mundial en soluciones de seguridad profesionales para la vigilancia, ha lanzado al mercado su nueva cámara de red i-PRO mini. Gracias a su formato de bolsillo y a las funciones complementarias de análisis con inteligencia artificial, la i-PRO mini representa a la nueva generación de cámaras inteligentes más pequeñas y discretas que no solo ofrecen protección para los comercios minoristas y otros negocios, sino que también facilitan información operativa y comercial, en consonancia con la estrategia de i-PRO de integrar la inteligencia artificial en el sector de la seguridad.

i-PRO

Aunque la i-PRO mini es excepcionalmente pequeña, el potente procesamiento de inteligencia artificial en el borde le permite procesar rápidamente grandes cantidades de datos, pudiendo ejecutar simultáneamente hasta tres aplicaciones analíticas de inteligencia artificial. La detección de objetos basada en la inteligencia artificial permite conseguir una vigilancia mejorada y reduce los falsos positivos, además de ofrecer valiosas operaciones e inteligencia de marketing.

Los análisis gratuitos basados en la inteligencia artificial incluyen la detección de personas con la obtención de atributos únicos como el color, las prendas superiores/inferiores, la detección de rostros y la detección del no uso de mascarillas. La cámara también es compatible con la supervisión/recuento de la ocupación y con la función AI Privacy Guard, que pixela los rostros de las personas o todo el cuerpo para garantizar el cumplimiento del RGPD.

La cámara con inteligencia artificial es muy sencilla de utilizar para el análisis, no tiene ningún coste adicional y tampoco es necesario emplear otros equipos. El procesamiento de análisis de borde reduce la carga en la red y la gestión de los datos de vídeo se maneja fácilmente a través del sistema de gestión de vídeo de i-PRO o de cualquier otro de los principales fabricantes de dichos sistemas.

De acuerdo con la estrategia de inteligencia artificial abierta de i-PRO, el kit de desarrollo de software (SDK, por sus siglas en inglés) permite la integración de aplicaciones especializadas de terceros, lo que da acceso a una amplia gama de procesos y aplicaciones de automatización, como la supervisión del estado del inventario en las estanterías de productos.

Con unos 10 cm de ancho, 5 cm de alto y solo 2 cm de profundidad, la i-PRO mini es una cámara inteligente con un tamaño muy práctico y está diseñada específicamente para aplicaciones en las que se necesita una cámara con análisis de inteligencia artificial, pero que no debe destacar en un entorno elegante y limpio.

El sensor de 2 MP y 30 fps de la i-PRO mini, que cumple con la normativa NDAA, ofrece unas imágenes claras y precisas gracias al potente procesador Ambarella de inteligencia artificial integrado y marca una nueva pauta para un sensor inteligente basado en la inteligencia artificial que es casi invisible en la mayoría de los entornos.

«La i-PRO mini está revolucionando el segmento de las cámaras compactas tradicionales al combinar un diseño elegante y discreto con un potente análisis de inteligencia artificial. Los empresarios pueden aprovechar fácilmente sus imágenes de vigilancia para realizar unos valiosos análisis de marketing y obtener información acerca de los compradores», comentó Gerard Figols, presidente de i-PRO para la región EMEA. «La nueva i-PRO mini ejemplifica nuestra preocupación por la innovación constante y, como socio de confianza de la nueva generación para el sector de la seguridad, nuestro objetivo de conseguir que las funcionalidades de inteligencia artificial estén disponibles para todo el mundo y en todo el mercado de la vigilancia».