Entrevista a Daniel García Caellas. Head of Safety, Risk Prevention & DPO. Desigual

Daniel García Caellas. Head of Safety, Risk Prevention & DPO. Desigual

«Todas las estrategias relacionadas con la protección de los activos de una empresa deben de estar en comunión y preferiblemente integradas para un mayor rendimiento, coordinación y eficiencia», explica a Cuadernos de Seguridad Daniel García Caellas, Head of Safety, Risk Prevention & DPO de Desigual, quien además analiza en esta entrevista los grandes retos a asumir actualmente por los departamentos de Seguridad Corporativa.

Desigual
Daniel García Caellas. Head of Safety, Risk Prevention & DPO. Desigual

—Más de dos años después del inicio de la crisis sanitaria, ¿cuáles han sido las claves para garantizar la seguridad y protección de clientes y trabajadores de los centros Desigual?

—Nuestros esfuerzos, desde el principio, se han centrado en la búsqueda y procesamiento de toda la información relacionada con la pandemia, no solo para cumplir con las exigencias normativas, en todos los países donde operamos de manera directa o indirecta, sino también para poder aplicar los mejores estándares de prevención de la covid, en beneficio de clientes y trabajadores.

Al principio esta tarea fue muy complicada, por lo desconocido de este nuevo virus, pero con el paso de las semanas y el aprendizaje por parte de todos (administración pública, sociedad en general y tejido empresarial), pudimos sacar un rendimiento óptimo a toda la información con la que trabajamos y alcanzar un equilibrio adecuado, en nuestra área de decisión y responsabilidad, entre el mantenimiento del negocio y la seguridad y salud de clientes y trabajadores.

—¿Cuáles son los grandes retos que tienen que asumir los departamentos de Seguridad Corporativa actualmente ante nuevos riesgos y amenazas?

—En general, los grandes cambios que estamos viviendo y los nuevos riesgos asociados a los mismos imponen una visión integral de la seguridad que permita afrontar los nuevos retos con mayor eficiencia, lo que implica una relación adecuada entre recursos y resultados. El ahorro en recursos no es solo una necesidad económica, sino también una fuerte demanda de la sociedad y por lo tanto hay que trabajar con estrategias muy bien planificadas, que a la vez se puedan adaptar a los cambios necesarios con antelación suficiente para la obtención final de los objetivos, tanto los iniciales como los incorporados durante el proceso.

—La digitalización ha cambiado la sociedad en general y las empresas en particular, ¿de qué manera se ha visto reflejado en los procesos y protocolos de seguridad?

—El impacto de la digitalización en los negocios es amplia y profunda y se ha visto acelerada por las necesidades surgidas de la pandemia. Como consecuencia, las operativas y procesos en todas las áreas del negocio se han visto condicionadas y transformadas de manera significativa, en poco tiempo. Con todo ello, muchas empresas, de todos los sectores, ya venían trabajando muy adecuadamente la digitalización, lo que ha posibilitado que la respuesta no sea mayoritariamente improvisada y precipitada, y que se haya podido sacar un rendimiento muy adecuado de las nuevas posibilidades que ofrece el entorno digital.

*¿Quieres leer la entrevista completa? Pincha aquí