Velar por la seguridad de la ciudadanía, lo más valorado de la profesión de vigilante

Una cuarta parte de los/las jóvenes considera que lo más atractivo de la profesión de vigilante de seguridad es su función de velar por la seguridad y proteger y ayudar a la ciudadanía. Esta contribución que los/las vigilantes de seguridad realizan para garantizar el bienestar colectivo es especialmente valorada por las mujeres, que, sin embargo, muestran un menor interés que los hombres en la profesión. Esta es una de las principales conclusiones del estudio que ADN, sindical de seguridad y servicios de Catalunya, ha encargado al Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) sobre la imagen de la profesión de vigilante de seguridad entre la juventud catalana.

Vigilante

La investigación busca identificar los elementos que pueden contribuir a hacer este trabajo más atractivo para la gente joven, especialmente las mujeres, con el objetivo de acelerar el relevo generacional y la feminización de la profesión, en un momento en el que el sector tiene dificultades para atraer nuevo talento.

En la encuesta, realizada entre 800 catalanes/as de 16 a 40 años, un tercio de los/las jóvenes considera que lo menos atractivo de la profesión de vigilante de seguridad es el riesgo que conlleva, su peligrosidad o el hecho de tener que lidiar con la gente en situaciones de conflicto.

Uno/a de cada cinco, en cambio, se fija más en las condiciones laborales de la profesión y señala como negativo los horarios o la cantidad de horas que perciben que hay que trabajar. Ambas cuestiones se convierten, pues, en los principales frenos a la hora de atraer a nuevos/as profesionales a este sector.

En cualquier caso, alrededor de uno/a de cada diez jóvenes catalanes/as afirma que le podría interesar trabajar como vigilante de seguridad. El perfil que mejor representa este colectivo es el de un hombre de 16 a 24 años, con estudios bajos o medios y que se considera apolítico. Las mujeres que se sienten atraídas por la profesión son menos numerosas, pero presentan un perfil similar, si bien algo mayor en cuanto a la edad.

El estudio concluye que para atraer nuevo talento a la profesión, el sector debe ofrecer trabajos estables y con perspectiva de futuro, que se puedan desarrollar en entornos seguros, tranquilos y controlados y que ofrezcan flexibilidad laboral para permitir la conciliación familiar.

En concreto, para atraer específicamente a las mujeres, la profesión debe mostrar que ellas pueden sentirse seguras en este entorno profesional y garantizarles igualdad de oportunidades a nivel laboral. Además, debe reforzar la idea que proteger y ayudar a la ciudadanía es una de las principales funciones de la profesión de vigilante de seguridad y que, por lo tanto, ésta contribuye de manera decisiva al bien común.

 

Imágenes: Jakin chaisuriyawat/shutterstock