Málaga y Madrid, provincias con mayor número de denuncias por agresión a sanitarios

Varón, de entre 36 y 55 años, y de nacionalidad española, es el perfil del agresor a profesionales sanitarios. Éste es uno de los datos expuestos durante la presentación por parte de la Policía Nacional de los datos de agresiones a profesionales de la salud durante 2021. Un acto en el que han participado el Comisario General de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Castro, y el Comisario Principal, Jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada e Interlocutor Policial Nacional Sanitario, Manuel Yanguas; y al que asistieron el Jefe de la Brigada Central de Inspección e Investigación de la Unidad Central de Seguridad Privada, Ignacio Barbosa y representantes del Colegio Oficial de Médicos, del Colegio Oficial de Enfermería y del Colegio Oficial de Farmacia, entre otros.

sanitarios

Y es que durante 2021 se ha producido un aumento del 14% de las denuncias -un total de 225- de las agresiones respecto a las presentadas el año anterior; si bien las cifras siguen estando por debajo de las registradas en el 2019. Tal y como explicó Manuel Yanguas este repunte se debe a la «vuelta a la presencialidad en los centros hospitalarios y de salud, así como la vigilancia del cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias».

Asimismo, la labor de concienciación de la problemática que llevan a cabo los interlocutores policiales sanitarios está impulsando la interposición de la denuncia como única fórmula para visibilizar la parte oculta del “iceberg” y poder evaluar realmente la dimensión del problema. La figura de los interlocutores se consolida como elemento fundamental en la contención de las agresiones a sanitarios.

Por otro lado, la actividad formativa en prevención de agresiones que llevan a cabo los interlocutores se ha adaptado a las circunstancias y se ha extendido a los profesionales de la seguridad que protegen a los sanitarios, llegando a más de 2.000 profesionales de la salud y de la seguridad de este ámbito, siendo ya más de 12.000 los profesionales formados desde la implantación del protocolo.

Durante el pasado año, el 48 % de las denuncias interpuestas son por agresiones físicas, lo que ha venido motivado por las circunstancias de la crisis sociosanitaria y su repercusión en el estado psicológico de los usuarios del sistema de salud.

De los datos analizados, se ha corroborado que los martes es el día de la semana con mayor incidencia, en una franja horaria comprendida entre las 10 y las 12 horas. El perfil del agresor detenido suele coincidir con el de un varón de entre 36 y 55 años y de nacionalidad española, mientras que el perfil de la víctima es una mujer de edad similar y también de nacionalidad española.

El colectivo de médicos es el que más denuncias ha interpuesto (58%), seguido por enfermeros (27%) y técnicos (15%). Málaga y Madrid fueron las provincias con mayor número de denuncias por agresión, 23 en cada una de ellas.

Además, en 2021, los agentes de radiopatrullas de la Policía Nacional realizaron un total de 9.000 intervenciones en hospitales y atención en domicilios.

La Policía Nacional se prepara para el futuro también en este ámbito

Para los próximos años, la Policía Nacional adoptará una serie de nuevas medidas en esta materia, como la puesta en funcionamiento de actividades formativas en el ámbito universitario, con la adquisición temprana de herramientas destinadas a la prevención de agresiones para futuros profesionales de la salud; campaña de sensibilización con la elaboración de guías, vídeos explicativos y cartelería, con recomendaciones y herramientas para la prevención de las agresiones; presencia en centros sanitarios de los interlocutores policiales con el proyecto «IPNS 2.0»; intensificación de la colaboración con colegios profesionales en materia de formación; correo electrónico ucsp.ipnsadjunto@policia.es, de asesoramiento a profesionales de la salud durante las 24 horas del día de cualquier día de la semana; potenciación de los contactos con los departamentos de seguridad del sector sanitario; o la propuesta de establece un protocolo de denuncias in situ.