Entrevista con el Comisario Principal Manuel Yanguas, Jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada

«El departamento de Seguridad y, por consiguiente, el director de Seguridad en el ámbito sanitario, se ha convertido para el Interlocutor Policial Sanitario en la figura de referencia en ese cauce de información bilateral entre la policía nacional y el sistema sanitario», asegura Manuel Yanguas, Comisario Principal, Jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada de la Policía Nacional e Interlocutor Policial Nacional Sanitario, quien en esta entrevista adelanta a cuadernos de seguridad la puesta en marcha de un Protocolo de Denuncias «in situ» en el ámbito sanitario.

Interlocutor Policial Nacional Sanitario

—El Interlocutor Policial Sanitario es ya una figura clave de enlace con el sector de la Seguridad Privada, y de una manera concreta con los directores de Seguridad de los centros sanitarios, ¿qué papel juegan estos profesionales en aspectos de colaboración, dedicación,… en esta situación de pandemia por la que estamos pasando?
—Desde el principio de la pandemia, y en relación con el refuerzo de las medidas policiales de seguridad tendentes a garantizar el normal funcionamiento de los centros sanitarios, ya sean permanentes o habilitados temporalmente para la lucha contra la enfermedad por Covid-19, así como, en su caso, de establecimientos de elaboración, almacenamiento y distribución de productos farmacéuticos o sanitarios, se ha intensificado el uso de la figura del Interlocutor Policial Sanitario como cauce de comunicación permanente entre la Policía Nacional y el sistema sanitario.

El departamento de Seguridad y, por consiguiente, el director de Seguridad en el ámbito sanitario, se ha convertido para el Interlocutor Policial Sanitario en la figura de referencia en ese cauce de información bilateral, y está jugando un papel clave y relevante en la colaboración con los cuerpos policiales, dando muestra de su implicación, compromiso y dedicación con la seguridad.

Concretamente, durante el estado de alarma, los diversos Interlocutores Policiales Sanitarios de la Policía Nacional estuvieron en constante comunicación con los directores de Seguridad para asuntos tan fundamentales en esos momentos como el transporte y distribución de material de protección sanitario, la coordinación de dispositivos de protección específicos, el traslado y desplazamiento de pacientes Covid-19, la saturación de los servicios funerarios, la acumulación de residuos biosanitarios peligrosos, etc.

—No podemos olvidarnos de otra figura fundamental del sector como es la del vigilante de Seguridad, cuyo trabajo y profesionalidad ha sido valorado por la sociedad en esta crisis sanitaria. ¿Cree que se ha visto reforzada la labor y el papel de los vigilantes en el ámbito de la sociedad en general? ¿Y en el sector sanitario?
—La Seguridad Privada se estructura legalmente en España como un recurso externo de primer orden. Y es una evidencia que la Seguridad Privada tiene una creciente participación en el modelo de seguridad español, y los servicios que presta se encuentran presentes en todos los ámbitos, públicos y privados, de la vida cotidiana.

Y nada de esto sería posible sin la contribución del principal activo del sector: las personas, los vigilantes de Seguridad, esos profesionales de la Seguridad Privada que, en el día a día de la pandemia, se han esforzado por proporcionar al resto de los ciudadanos espacios de convivencia pacíficos y seguros en los centros sanitarios y en los puntos de vacunación, y han contribuido a garantizar que los alimentos y productos de primera necesidad hayan llegado a los hogares en medio de la crisis sanitaria.

*¿Quieres leer la entrevista completa? Pincha aquí