Ciberseguridad: todo lo necesario para instalar un servicio de VPN en Windows

Como siempre solemos destacar, la ciberseguridad se ha convertido en una de las grandes preocupaciones del siglo XXI, en donde una gran marea de datos privados y personales puede verse afectada ante la posibilidad de una filtración o ataque malicioso. En ese sentido, las medias de resguardo nunca son inútiles.

VPN
Photo by Tadas Sar on Unsplash

Es por ello que pensar en un VPN en sistema operativo Windows se ha vuelto imperativo para millones de usuarios alrededor del planeta. Después de todo, no debemos olvidar que estamos hablando de uno de los principales sistemas operativos de la actualidad, el cual se encuentra presente en las computadoras y dispositivos personales y laborales de un gran porcentaje del mercado.

Es por ello que en el siguiente artículo nos centraremos en todo lo que se debe tener en cuenta a la hora de seleccionar un servicio VPN que funcione en Windows, así como también comparar diferentes opciones dentro del mercado que se ajusten a tus requerimientos y necesidades. Cuando termines de leer este artículo, verás que no es una decisión para tomar a la ligera. Comencemos.

¿Por qué debe instalarse un servicio VPN?

Los motivos son varios, pero podemos centrarnos principalmente en dos. En primer lugar, cada día pasamos más tiempo conectados a internet, lo que a su vez aumenta la cantidad de horas que estamos expuestos a posibles ataques. Si se hace un ejercicio retrospectivo, casi no queda una actividad que no cuente con la mediación de una pantalla o conexión web.

Un servicio VPN para Windows le dará una doble seguridad: además de utilizar uno de los sistemas operativos de excelencia dentro del mercado, también podrá aumentar exponencialmente sus niveles de seguridad, evitando ataques maliciosos, malwares y publicidades molestas cuando navega. Al final de cuentas, lo que estará protegiendo es lo más valioso que tiene: su tranquilidad.

En segundo término, además de la importancia de proteger sus datos, internet ya no es el mismo lugar libre y democrático que supo ser a principios del siglo XXI. En su lugar, son moneda corrientes los bloqueos y restricciones de acuerdo a la procedencia de nuestra conexión a internet. De esa manera, el libre acceso a la información y a contenidos se ve cercenado.

Un servicio VPN permite desbloquear ese material bloqueado, salteándose a su vez controles gubernamentales o de empresas privadas, gracias a conexiones establecidas a lo largo y ancho del mundo que permiten que un usuario de un país no conozca límites a la hora de buscar contenido educativo, informativo o simplemente disfrutar de momentos de ocio.

VPN dos
Photo by Clint Patterson on Unsplash

– ¿Cómo instalar un VPN para Windows?

Para muchos usuarios sin experiencia, este punto puede resultar complejo en primera instancia, pero lo cierto es que es mucho más sencillo de lo que parece. Instalar un VPN en el sistema operativo de Windows no es nada del otro mundo y podemos resumir el procedimiento en dos grandes opciones.

En primer lugar, se puede crear directamente un perfil VPN en nuestro dispositivo con Windows, lo cual es de gran utilidad para quienes buscan contar con seguridad y privacidad todo el tiempo en la web. Para ello, se debe ingresar a la Configuración del sistema y luego hacer clic sobre el apartado “Red & Internet”. Una vez allí, daremos con la sección “VPN”.

Sin demasiado problema encontraremos la alternativa “Agregar una red VPN”, en donde deberemos seleccionar el proveedor del servicio y colocar un nombre que nos resulte fácil de identificar. Por último, deberemos rellenar la información requerida, la cual encontraremos en el apartado técnico de la empresa que nos provee la conexión VPN.

Sin embargo, la segunda opción suele ser la más elegida por un usuario promedio de internet: descargar una extensión para los navegadores que utilicemos, siendo Chrome, Mozilla Firefox o el navegador propio de Windows, Microsoft Edge, algunas de las opciones más populares.

Al igual que sucede con cualquier otra extensión popular, solo se debe descargar, instalar y ejecutar, un proceso que con la mayoría de las empresas de VPN más prestigiosas del mercado no demora más de unos pocos minutos. Además, suelen poseer una interfaz sencilla e intuitiva que permita que comencemos a navegar protegidos desde el primer momento.

VPN
Photo by Panos Sakalakis on Unsplash

– ¿Cuáles son los parámetros más importantes?

Ahora bien, ahora que ya comprendemos porqué es importante tener un VPN para Windows, es el momento de tener en cuenta algunos parámetros antes de tomar la decisión de descargar o contratar un servicio. Y es justamente en ese punto en el que encontraremos la primera cuestión a analizar.

Dentro del cada vez más amplio y competitivo mercado de VPN, encontraremos empresas que ofrecen servicios Premium de pago y aquellas que ofrecen servicios gratuitos. Si bien dentro del segundo grupo se pueden encontrar muy buenas alternativas, las diferencias entre lo que ofrece cada opción es notoria, por lo que debemos pensar cuáles son nuestras necesidades.

En primer lugar, los servicios gratuitos pueden contener publicidades, lo cual resulta molesto y hasta contraproducente a la hora de navegar en la web. Además, suelen tener restricciones de datos y velocidad, lo cual puede complicar algunas de las tareas más habituales de la web en la actualidad, como los servicios de streaming o la descarga de torrents.

Es por ello que resulta importante pensar qué tipo de uso es el que le daremos ala VPN: si es un uso profesional dentro de una oficina sin grandes exigencias de navegación, un servicio gratuito puede ser acorde y nos permitirá ahorrarnos dinero, sobre todo si hablamos de pequeñas marcas o startups.

Ahora bien, si es para un uso de empresa de mayor tamaño o incluso para uso personal, las opciones Premium son la mejor decisión, ya que después de todo se trata de una excelente inversión para nuestra seguridad y tranquilidad. A continuación, repasaremos algunos de los parámetros más importantes antes de tomar cualquier decisión.

1) Privacidad

En tiempos en donde cada paso que damos en la web queda registrado, y en donde se debate la necesidad de crear nuevos parámetros de privacidad, contratar una VPN que sea recelosa de ello es una gran decisión. Al priorizar este aspecto, podremos evitar rastreos locales y también publicidades invasivas que registran nuestra actividad en la web.

2) Seguridad

De la mano con el punto anterior, proteger nuestra privacidad es también resguardar nuestra seguridad de forma integral, ya que mantendremos a salvo importantes datos privados y personales, así como contraseñas y archivos de valor. Teniendo en cuenta que los ciberataques se actualizan cada día, contar con una VPN de prestigio para Windows es una tranquilidad extra.

3) Velocidad de navegación

Tal y como hemos subrayado previamente, toda conexión VPN puede afectar la velocidad a la hora de navegar la web. Sin embargo, las mejores firmas se dedican a evitar que dicha merma sea notoria, por lo que puedes hacer todo lo que desees en la web

4) Cantidad y calidad de servidores

Lo que suele diferenciar a un buen o mal servicio de VPN también es la cantidad y calidad de servidores: mientras mayor sea la oferta y mejor distribuida a lo largo del mundo, mejor será nuestra experiencia en velocidad, estabilidad y acceso a contenidos web.

5) Multidispositivo

Por último, contratar un servicio VPN que posea dispositivos ilimitados para asegurarnos que siempre naveguemos con los mejores estándares de seguridad y privacidad es la gran clave para disfrutar internet en la actualidad.