La pandemia acelera la demanda y la adopción de tecnología para la seguridad pública en España

Motorola Solutions, junto a un equipo de investigación independiente dirigido por el Dr. Chris Brauer de Goldsmiths (University of London), ha realizado un estudio global que revela cómo están cambiando las expectativas de seguridad y protección, al mismo tiempo que se están impulsando la seguridad pública y la innovación empresarial.

Seguridad publica tras la pandemiaEl informe «Consensus for Change», que encuestó a 12.000 ciudadanos y entrevistó a 50 organismos de seguridad pública, organizaciones comerciales y expertos de la industria en 10 mercados geográficos (Alemania, Australia, Italia, Malasia, países nórdicos, Singapur, España, Taiwán, Reino Unido y Estados Unidos), analiza cómo la pandemia mundial de la COVID-19 ha aumentado la conciencia de la necesidad de tecnología para mejorar la seguridad pública, al mismo tiempo que ha acelerado la innovación y la adopción de tecnología para los servicios de emergencia y las empresas en todo el mundo.

«La pandemia ha acrecentado la necesidad de utilizar las tecnologías de diferentes maneras para abordar los nuevos retos en un entorno en rápida evolución«, ha dicho Mahesh Saptharishi, vicepresidente ejecutivo y director de tecnología de Motorola Solutions. «También hemos visto una adopción y modernización de tecnologías con plazos de implementación significativamente más acotados. Esta investigación describe las extraordinarias formas en que las organizaciones de seguridad pública y empresariales siguen adaptándose a las políticas y necesidades cambiantes», ha añadido.

El estudio revela que un abrumador 94% de los españoles desea que la seguridad pública se transforme mediante el uso de tecnología avanzada (88% a nivel mundial). Entre otras conclusiones importantes se incluyen las siguientes:

  • Infografia informe seguridad publica motorolaEl 73% de los españoles afirma que se necesitan tecnologías avanzadas, como cámaras de vídeo, analítica de datos, ciberseguridad y la nube, para hacer frente a los retos del mundo moderno (71% de los ciudadanos de todo el mundo).
  • El 70% de los españoles afirma que los servicios de emergencia deben ser capaces de predecir el riesgo, una tarea que puede ser respaldada por tecnologías avanzadas (mismo porcentaje a nivel global).
  • El 77% de los españoles dice estar dispuesto a confiar en organizaciones que guardan su información, siempre que la utilicen adecuadamente (75% de los ciudadanos de todo el mundo).

La investigación identifica tres tendencias principales que demuestran un punto de inflexión en cómo los ciudadanos y las organizaciones están pensando en la tecnología y la seguridad.

1. La pandemia ha redefinido las expectativas de seguridad

Al realizar el estudio en el contexto de la pandemia global, se han descubierto perspectivas únicas respecto a expectativas y actitudes públicas hacia la seguridad. «Los ciudadanos de todo el mundo están llegando a un acuerdo respecto a lo que significa convivir con la COVID-19 y cómo afecta a su seguridad», ha explicado el Dr. Brauer. «Nuestra experiencia compartida de la pandemia nos ha hecho darnos cuenta de que la tecnología puede desempeñar un papel mucho más importante para mantenernos seguros y ha aumentado nuestra comprensión de por qué la seguridad pública y las organizaciones empresariales la necesitan para responder a nuevas amenazas», ha añadido.

2. La pandemia ha acelerado la innovación tecnológica

El informe «Consensus for Change» pone de manifiesto cómo la pandemia ha acelerado la innovación en organismos de seguridad pública y empresas, especialmente en las áreas de adopción de la nube, video seguridad e interoperabilidad entre organizaciones y sistemas dispares, al tiempo que confirma la necesidad de comunicaciones de misión crítica fiables y flexibles.

3. La tecnología debe utilizarse de manera justa, transparente e inclusiva

El informe «Consensus for Change» también refuerza la necesidad de transparencia y confianza para aumentar el apoyo público hacia la implementación de tecnología. Los ciudadanos quieren que los beneficios de la tecnología se entiendan fácilmente y que se utilicen de manera transparente, justa e inclusiva. Se necesita también más educación pública para aumentar la comprensión de las tecnologías emergentes, como la inteligencia artificial (IA).

«A medida que la tecnología continúa evolucionando rápidamente, es fundamental que las organizaciones se aseguren de que esta evolución se construye y está centrada en el ser humano», ha afirmado Saptharishi. «Por ejemplo, la inteligencia artificial debe diseñarse de manera que respete la toma de decisiones humanas y tenga en cuenta los comentarios y las necesidades del público, al mismo tiempo que permite a los usuarios tomar decisiones mejor informadas y responder a amenazas complejas. Al diseñar tecnologías avanzadas, nos aseguramos de que la toma de decisiones siga siendo la única responsabilidad de los humanos», ha señalado.

 

Imágenes: Motorola Solutions