GMV implanta su sistema de gestión de flotas en el tranvía de Barcelona

Alstom ha contratado a la multinacional tecnológica GMV para la renovación del sistema de ayuda a la explotación (SAE-R) del Tramvia Metropolità del Baix Llobregat (Trambaix), que une el área metropolitana de Barcelona con las poblaciones del Baix Llobregat (Sant Joan Despí, Sant Feliu de Llobregat), y el Tramvia Metropolità del Besòs (Trambesòs), que discurre entre el área del Forum, Badalona y Sant Adrià de Besòs.

sistema de ayuda a la explotacion GMV

El vehículo que recorre las líneas del Trambaix y el Trambesòs es el modelo Citadis de Alstom, serie 302, en su variante «Barcelona». El nuevo sistema de ayuda a la explotación (SAE-R) de GMV aúna las expectativas de los pasajeros de movilidad integrada e información fiable en tiempo real y la de las compañías operadoras del tranvía. Su objetivo es doble: fidelizar aún más si cabe a los pasajeros y reducir costes operacionales.

El SAE-R de GMV incorpora las tecnologías de localización más modernas, GIS (sistema de información geográfica) y comunicaciones móviles para proporcionar una completa gama de funciones de control, gestión y regulación del servicio e información a los pasajeros. Este sistema tiene como núcleo principal el empleo del sistema de localización GPS, junto con odómetro y balizas en vía, unido a la transmisión de los datos por medio del sistema de comunicaciones (TETRA). Esto permite conocer la posición de los diversos recursos (vehículos, personal, etc.) y las incidencias sobre una cartografía GIS.

El sistema contratado por Alstom a GMV abarcará la instalación de subsistemas centrales unificados que permitan la gestión conjunta de las dos redes de tranvías, así como su despliegue en todas las unidades de material móvil que circulen por las líneas de TRAM. Se trata de un total de 41 unidades tranviarias. La arquitectura a nivel embarcado incluirá en cada cabina una unidad de control GMV y un sistema HMI (Human-Machine Interface) que posibilitará la interacción entre el conductor, el personal del centro de control y los pasajeros.

En el proyecto se incluirá una nueva función para el control de sobrevelocidad en los diferentes tramos de la línea que generará alarmas visuales y sonoras para el conductor ante ciertos eventos. Asimismo, se establecerán interfaces embarcadas con los diferentes sistemas a bordo del tren: con el sistema de control y monitorización para la recepción de estados y alarmas técnicas, con el sistema de información al viajero y megafonía para envío de información, con el sistema de radiocomunicación con tecnología TETRA (proporciona cobertura en el interior de los túneles, andenes, estaciones, etc.), con comunicaciones wifi en cocheras, con el billetaje y con el mando de agujas.

En el centro de control se incluirá una solución redundante de servidores virtualizados que unificará la gestión de ambas líneas con interfaces del sistema planificador de horarios y conductores, con los paneles de información al viajero en paradas y con el sistema de comunicaciones tierra-tren TETRA. Uno de los aspectos principales del proyecto será lograr la interoperabilidad con nuevos sistemas que incluyan, tanto a nivel embarcado como en centro de control, el desarrollo de una API de publicación de información relevante del SAE-R, basada en el protocolo AMQP (Advanced Message Queuing Protocol).

El Trambaix, que comprende 23 unidades tranviarias repartidas en tres líneas (T1, T2 y T3) y 29 paradas a lo largo de 14,914 kilómetros, transportó en 2019 a un total de 20.226.482 viajeros. Por su parte, el Trambesòs, que cuenta con 18 vehículos para atender 27 paradas en 14,318 kilómetros de red y dispone también de tres líneas (T4, T5 y T6), transportó en 2019 a 9.545.627 viajeros. En la actualidad TRAM supera los 30 millones de viajes anuales, experimentando un crecimiento constante.