«La implicación de toda la organización ha sido clave para garantizar la seguridad de clientes y trabajadores»

Rafael Madrid García. Director de Seguridad. Banco de Crédito Cooperativo-Grupo Cooperativo Cajamar.

Más de un año después de que comenzase la crisis sanitaria en nuestro país, Rafael Madrid García, director de Seguridad del Banco de Crédito Cooperativo-Grupo Cooperativo Cajamar, desgrana en esta entrevista los retos y estrategias establecidas por la entidad bancaria, así como el papel que juega y jugará la tecnología en el ámbito de la  seguridad. Su lectura, positiva, después de estos duros meses, es «la capacidad de resiliencia que están demostrando las empresas y las personas que las integran, que en mi opinión nunca hasta ahora había sido puesta a prueba a escala mundial».

Rafael Madrid entrevistado en Cuadernos de Seguridad

—¿Cuáles han sido los grandes retos que ha tenido que asumir el departamento de Seguridad del Banco de Crédito Cooperativo-Grupo Cooperativo Cajamar durante este último año ante la Covid-19?

—Al haberse desencadenado la pandemia Covid-19, el primero y principal la adaptación al sistema de teletrabajo, manteniendo la coordinación y gestión de todo cuanto de responsabilidad hay en el departamento, incluidas las funciones directivas, sin dejar de prestar servicio a los empleados y empleadas de la red comercial que son «nuestros clientes», a quienes nos debemos.

No ha sido una cuestión baladí, puesto que, al margen de lo previsto en los planes de continuidad de negocio, que están contemplados para contingencias puntuales y no tan duraderas, la estructura y despliegue del departamento, sus procedimientos y medios estaban pensados y basados en el trabajo presencial.

Transmitir en estas circunstancias cercanía y proximidad a nuestros compañeros en la red ha sido otro gran reto. Como servicio esencial, las oficinas han permanecido abiertas, con nuestros compañeros al pie del cañón, mientras prácticamente la totalidad de los servicios centrales trabajaban y trabajan desde casa. Para el departamento es muy importante que perciban nuestra presencia y apoyo tan cercano como siempre, e incluso mejor si cabe, y que sus contactos y gestiones sean transparentes sin que sufran nada de cuanto corre por debajo para garantizarles la mejor atención.

—¿Cuáles han sido las claves para garantizar la seguridad y protección de trabajadores y clientes en las sucursales de la entidad bancaria en esta crisis sanitaria por la que atravesamos?

—Creo que la toma de conciencia de la magnitud del problema desde el primer momento y conseguir la implicación de toda la organización. Al efecto se crearon diversos grupos de trabajo para la evaluación y seguimiento de la crisis, centrados en tres principales líneas de trabajo:

1. Comunicación con toda la plantilla, incluida la formación del personal, de las entidades y empresas del Grupo y de sus proveedores.

2. Adquisición de medios, identificando cuanto antes las necesidades materiales para adelantar su adquisición puesto que, al tratarse de una situación global, la demanda estaba por encima de las capacidades de los proveedores y de la infraestructura logística de distribución.

3. Adopción de medidas organizativas específicas, para permitir la continuidad del negocio pese a la reducción presencial de la plantilla y la disminución del número de oficinas abiertas al público, garantizando en todo momento: el abastecimiento de cajeros y sucursales, asegurando el acceso al efectivo de los clientes; la supervisión del estado de las instalaciones y de sus ocupantes, y los trabajos correctivos necesarios para la subsanación de averías e incidencias; y todo ello estableciendo medidas de seguridad sanitaria antes casi inexistentes.

*¿Quieres leer la entrevista completa? Pincha aquí