«El departamento de Seguridad es un órgano vivo que se adapta a las necesidades del hospital»

Santiago García San Martín. Director de Seguridad. Hospital Universitario Gregorio Marañón. Madrid

Más de un año después de que comenzase la crisis sanitaria, el departamento de Seguridad del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid ha integrado esta «nueva normalidad» en su actividad diaria y funciones, adaptándose a las necesidades del centro. Así lo asegura su máximo responsable, Santiago García San Martín, quien, en esta entrevista con Cuadernos de Seguridad, explica además cómo las tecnologías y el avance digital se han convertido en una oportunidad para evolucionar en los sistemas de seguridad.

departamento de Seguridad

—¿Cuáles han sido las claves para garantizar la seguridad y protección de trabajadores y usuarios en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón desde hace ahora un año del comienzo de la crisis sanitaria?

—Los hospitales desde hace casi más de un año, como principales Infraestructuras Criticas del sector sanitario español, han salvado la vida de miles de personas y para ello han tenido que reinventarse y reorientar su actividad, creando de la nada unidades de hospitalización de aislamiento o nuevas UCIS.

Esta labor sanitaria no sería posible sin la labor de los servicios no sanitarios de los hospitales, que nos hemos alineado con las necesidades de nuestros pacientes y hemos sido capaces de flexibilizar nuestra actividad, cambiando radicalmente de enfoque en cuanto a la protección y vigilancia, centrándonos en el control de accesos a las instalaciones o en la protección de elementos que han sido críticos en la pandemia, y que hace un año pocos directores de Seguridad los habríamos tenido en un análisis de riesgos, como fueron en los primeros momentos del COVID19, los stocks de mascarillas o los respiradores y monitores de UCI, y que han protegido y salvado incontables vidas.

Esta adaptación ha sido posible por dos factores fundamentales, en primer lugar contar con una sólida estructura en el departamento de Seguridad que nos ha permitido incrementar nuestra actividad de gestión un 200% en determinados momentos, aun teniendo personal de baja o aislado por contacto; y en segundo lugar, la planificación de actividades previa y el desarrollo de procedimientos de actuación que nos ha permitido integrar personal de vigilancia nuevo para cubrir las bajas del personal operativo, sin que las actividades desarrolladas se viesen afectadas e incluso modificar dichas actividades.

—La crisis sanitaria ha sido un gran acelerador de la digitalización de las empresas y sociedad, y de una manera concreta del teletrabajo, ¿cómo se ha visto reflejado este aspecto en el centro hospitalario y qué protocolos en cuanto a seguridad/ciberseguridad se han puesto en marcha?

—La ciberseguridad en el Servicio Madrileño de Salud es una prioridad desde hace años al tener que proteger datos sensibles de nuestros pacientes y, aunque no se ha visto especialmente atacada en esta pandemia, sí que ha sido reforzada para que no se produjesen ataques que impidiesen poder prestar la asistencia sanitaria necesaria.

En momentos determinados de la pandemia se tomo la decisión que trabajadores de servicios no sanitarios del hospital como Recursos Humanos o Gestión Económica pudiesen alternar su trabajo presencial con el teletrabajo y garantizar la prestación de los servicios.

Esta medida ha servido entre otras cosas para que muchos trabajadores,  que aun estando confinados en sus domicilios por contacto con positivos, hayan podido desde sus domicilios seguir realizando sus funciones, garantizando que los servicios sanitarios que tienen que realizarse de forma presencial se pudiesen seguir prestando.

Para leer la entrevista completa pincha aquí