Hacia una organización eficiente de los Centros de Operaciones de Emergencia

Marcos Fernández. Director de Christie en España y Portugal

Los Centros de Operaciones de Emergencia (EOC, por sus siglas en inglés) son entornos donde se toman decisiones vitales. Por eso es extremadamente importante que esos centros dispongan de una tecnología efectiva, fiable e intuitiva que ayude a las empresas u organizaciones que los gestionan a reunir e interpretar datos y planificar e implementar las mejores respuestas de emergencia a situaciones que entrañan riesgos para la vida de las personas y que a menudo implican a diversos agentes. Siendo tanto lo que está en juego, se trata de asegurar que al plantear sistemas de integración para un EOC elegimos la tecnología correcta. Marcos Fernández, director de Christie en España y Portugal, lo tiene claro: para él, el factor número uno a considerar es la tarea central del EOC en cuestión.

Marcos Fernández. Director de Christie en España y Portugal

Al contrario del entorno de la sala de control, lo que caracteriza al Centro de Operaciones de Emergencias EOC es el ruido y el ajetreo: personas en estado de tensión moviéndose de acá para allá, trabajando para responder a situaciones potencialmente complejas y estresantes. Es un entorno acelerado, en el que suministrar información actualizada al conjunto del grupo es crucial.

Los EOC suelen albergar grupos o entidades distintos que colaboran entre sí. Su trabajo conjunto en cada operación específica se refleja en la pantalla principal, donde el equipo puede evaluar la situación y cada grupo extraer la información que le atañe y responder en consecuencia. Es habitual que los EOC utilicen un sistema de videowall principal más pequeño que el de las salas de control, pero con un mayor número de displays secundarios (los paneles LCD son una opción popular) repartidos por el espacio.

El videowall suele funcionar como elemento de centralización, mientras las pantallas secundarias distribuidas por el EOC van mostrando contenidos de interés específico para el grupo que trabaja cerca de ellas. La instalación se complementa a veces con espacios accesorios —salas de reuniones, de conferencias, despachos, etc.— en los que llevar a cabo conversaciones estratégicas. Planificar bien todos esos elementos ayudará a decidir el tipo de tecnología y displays a utilizar en esos entornos. Para que el cliente visualice mejor los productos, suelo hacer esquemas que ilustren su funcionamiento dentro de un sistema.

La importancia de la interoperabilidad

Dentro de un EOC pueden existir subgrupos que, para resolver sus tareas particulares, precisen de sus propios puntos de recopilación de datos, separados de la pantalla principal. Es importante, sin embargo, que esos subgrupos puedan compartir al instante información y fuentes con el conjunto del equipo y con la pantalla principal.

Es ahí donde entra en juego la necesidad de un procesamiento y conmutación efectivos que posibiliten a los usuarios ver e interactuar con facilidad con las fuentes audiovisuales y colaborar con sus colegas. Sea trabajando en un videowall principal, en un display secundario, en un escritorio o en cualquier otra ubicación, la capacidad de manejar los displays para mostrar fuentes y datos relevantes en un formato digerible es fundamental.

Hay fabricantes que invierten enormes esfuerzos en soluciones de procesamiento y conmutación que sean lo más intuitivas posible. Con ello se facilita que el usuario medio aprenda pronto a manejarlas y pone a su disposición una gran potencia y flexibilidad.

Además, los Centros de Operaciones de Emergencia EOC suelen necesitar una solución de distribución sólida que reparta las señales por todos los displays del espacio con baja latencia. Cada vez son más las organizaciones que recurren a soluciones de AV over IP de última generación para facilitar esa tarea.

centros de operaciones de emergencia

Visualización de la escena

Al elegir un display es fundamental la agudeza visual, que permite a la persona leer los datos de manera inteligible. En realidad, todo se reduce a una cuestión matemática: hay que tener en cuenta el tamaño del display y la distancia a la que va a visualizarse, algo en lo que el contenido o la fuente visualizados tienen mucho que ver.

En otras palabras, los operadores deben tener una buena visión de la imagen global, pero también ser capaces de leer con claridad los contenidos e interpretar los símbolos desde su puesto en la sala. Una resolución de 1080p puede resultar adecuada en muchas salas de control y centros de operaciones de emergencia, pero hay aplicaciones en las que el 4K —y en un futuro el 8K— es más indicado.

Pensemos, por ejemplo, en un centro de inteligencia militar que evalúe una zona objetivo y observe información procedente de cámaras de alta resolución. En ese caso hay detalles visuales diminutos que resultan cruciales, y el operador no debe encontrarse a más de 5-10 metros de un display de alta resolución. El brillo y la relación de contraste son también factores importantes.

La misión es lo que importa

Los empleados de un EOC deben contar con herramientas de alta calidad que les permitan tomar decisiones bien fundamentadas en situaciones de emergencia. Deben confiar plenamente en la tecnología con la que trabajan: display, procesamiento, conmutación, etc. Hay en el mercado muchas soluciones low-cost disponibles, pero la calidad acaba siempre imponiéndose. A quienes busquen un entorno EOC de calidad, les recomiendo que trabajen con un integrador de confianza y experiencia demostradas. No hay una solución de EOC o sala de control que valga para todo el mundo. La tecnología y el diseño requeridos variarán considerablemente en función de su misión.