Cae una banda especializada en desactivar sistemas de alarma y seguridad

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo criminal itinerante especializado en la vulneración y sabotaje de sistemas de seguridad y alarma. La investigación ha permitido esclarecer ocho robos con fuerza cometidos en empresas y oficinas de Santander, Madrid e Irún (Guipúzcoa), donde sustrajeron, principalmente, dinero en efectivo depositado en cajas fuertes. Los detenidos dominaban conocimientos y técnicas de desactivación y sabotaje de sistemas de seguridad y alarma, así como en la apertura de cajas fuertes mediante el uso de sopletes de oxicorte y lanzas térmicas. 

Grupo criminal

La investigación se inició el pasado mes de septiembre cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo criminal itinerante, afincado en Madrid, presuntamente implicado en un robo con fuerza cometido en unas oficinas de Santander. A pesar de las restricciones -y de la situación generada por la crisis sanitaria- el grupo criminal continuó con su actividad delictiva, ejecutando numerosos robos en oficinas y establecimientos comerciales de Madrid. 

3.700 neumáticos sustraídos en Irún por valor de 131.000 euros

Los agentes constataron que los investigados se desplazaron el pasado 25 de diciembre a Irún donde cometieron un robo con fuerza. El hecho delictivo, que fue ejecutado en dos días, ocurrió en una empresa dedicada a la venta de neumáticos en la que sustrajeron 3.700 unidades, valoradas en 130.914 euros. Pocos días después se llevó a cabo una operación policial que permitió -además de recuperar parte de los neumáticos- identificar a uno de los autores, quien también estaba presuntamente implicado en otros robos cometidos en Madrid.

Durante el desarrollo de la investigación, los agentes recibieron informaciones relativas la preparación de un robo con violencia -tipo vuelco o amarre- haciéndose pasar por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Este hecho quedaría constatado posteriormente cuando, en los registros domiciliarios, se localizaran prendas de uniformidad y otros efectos de uso policial.

Gran experiencia y alta especialización de los investigados

Las pesquisas han puesto de manifiesto la gran experiencia, profesionalidad y alta especialización de los investigados, así como su conocimiento sobre las técnicas de investigación policiales. El modus operandi utilizado en los hechos delictivos, además, ha evidenciado los conocimientos técnicos que poseen para la desactivación de alarmas y el perfecto manejo de herramientas, tales como sopletes de oxicorte o inhibidores de frecuencia.

Finalmente, a principios del mes de febrero se llevó a cabo una operación que concluyó con la detención de cinco personas y la realización de cinco registros en Madrid (uno de ellos en el municipio de Sevilla la Nueva), dos en los municipios toledanos de Hinojosa de San Vicente y San Vicente, y uno en Irún. Los cinco detenidos acumulan un total de 149 antecedentes, la mayor parte de ellos por delitos contra el patrimonio. La autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión de cuatro de ellos.

Fruto de los registros practicados, los agentes intervinieron 30.000 euros en efectivo, gran cantidad de herramientas y material para la comisión de robos –en concreto para la anulación de alarmas y sistemas de seguridad, la apertura de puertas y forzamiento cerraduras, la realización de butrones, y la apertura de cajas fuertes-, una arma de fuego simulada y munición. Asimismo, localizaron uniformidad y material de diferentes cuerpos policiales, tales como grilletes, defensas extensibles y una placa emblema de Policía Nacional, entre otros.