Entrevista con el Coronel Manuel Sánchez Corbí, jefe del Servicio de Protección y Seguridad de la Guardia Civil

«Optimizar la operatividad, tanto de la Guardia Civil como de los profesionales que ejercen la Seguridad Privada, con una mejor coordinación sobre el terreno, y con nuevas herramientas tecnológicas», es, en palabras del Coronel Manuel Sánchez Corbí, jefe del Servicio de Protección y Seguridad de la Guardia Civil (SEPROSE), el proyecto principal de cara a este año que acaba de comenzar. En esta entrevista con Cuadernos de Seguridad, de la que adelantamos algunos fragmentos, Sánchez Corbí pone en valor el papel desempeñado por los profesionales y empresas del sector en esta crisis sanitaria, y cómo la Seguridad Privada, inmersa en un imparable proceso de digitalización, ha sabido utilizar «los avances digitales con celeridad y buen criterio».

Coronel Manuel Sánchez Corbí

 

 

—Más de dos años después de su nombramiento como responsable del Servicio de Protección y Seguridad (SEPROSE) de la Guardia Civil, ¿qué valoración haría de esta primera etapa? ¿Qué objetivos se marcó tras su incorporación?

—La valoración es altamente positiva; a nivel profesional he conocido un sector y una actividad muy cualificados, con grandes profesionales, y siempre dispuestos a colaborar con la Guardia Civil.

Entre los objetivos que me marqué sobre todo uno, ser útil, y mejorar la colaboración entre la Seguridad Pública y Privada.

—¿Qué papel ha desempeñado el SEPROSE y que acciones y cometidos ha desarrollado en esta crisis por la que hemos pasado en el ámbito de la seguridad?

—Durante los meses de confinamiento, a nivel operativo, hemos realizado estudios minuciosos sobre la red de distribución y almacenes logísticos de varios sectores estratégicos, para implementar planes de seguridad ante las muchas incógnitas existentes.

A nivel puramente social y humano, durante esas primeras semanas, colaboramos con una fundación ayudando a recoger EPIs confeccionados por voluntarios y distribuirlos por residencias de mayores, hospitales, conventos, etc.

—Bajo su visión profesional, ¿cree que ha cambiado la imagen del sector de la Seguridad y de sus profesionales ante la sociedad tras el compromiso y esfuerzo realizado en la lucha contra la Covid-19?

—He notado una mejora evidente de la imagen que han trasmitido los miles de profesionales de la Seguridad Privada que han garantizado el funcionamiento de servicios básicos, jugándose su propia salud, y hacerlo de manera callada y, sobre todo, muy profesional.

—¿Cuáles son actualmente las prioridades y proyectos de cara a 2021 para el SEPROSE?

—El año 2021 que ya tenemos aquí sigue siendo una incógnita ante la imprevisible evolución del Covid-19, por ello hacer planes no es fácil. La prioridad es seguir estando al pie del cañón, atender nuestras competencias exclusivas, y seguir siendo útiles y contribuir a las numerosas demandas del sector.

El proyecto principal para este nuevo año es optimizar la operatividad, tanto de la Guardia Civil como de los profesionales que ejercen la Seguridad Privada, con una mejor coordinación sobre el terreno, y con nuevas herramientas tecnológicas que están en estudio.

*Entrevista completa en el próximo número de Cuadernos de Seguridad