La gestión de escenarios, clave en seguridad residencial

Ángel Olleros. Consultor de Seguridad por Diseño, especializado en prevención del delito.

La gestión de escenarios ha pasado a ser tan relevante o más, dependiendo de las situaciones de riesgo, que las propias características técnicas de los sistemas de seguridad. Parece raro pero es totalmente lógico si se tiene en cuenta que los «escenarios» representan el modo de vida de los moradores de viviendas, es decir, de las personas.

Ángel Olleros. Consultor de Seguridad por Diseño, especializado en Prevención del Delito.

Tanto es así que la gestión de escenarios de alta efectividad, se considera vigilancia permanente automatizada, y sin duda, superará a las alarmas y a la vídeo vigilancia en el ranking de valores de los compradores porque podrá ser personalizada para cada usuario de la vivienda.

Confort y seguridad enfocados al bienestar

El bienestar es un estado emocional y es relativo dependiendo de la escala de valores de cada persona. Este bienestar en la vivienda, se identifica con el confort de uso y con la seguridad contra la intrusión y no hay bienestar si uno de los dos falla.

Es indudable que la gestión de escenarios genera confort (domótica / inmótica), pero solo se considera bienestar si esta automatización de escenarios está soportada por un sistema de seguridad, el cual se recomienda que disponga de una centralita certificada según normativa para sistemas de alarma UNE 50131 en grado 2 o mejor en grado 3 (mayor fiabilidad).

No todos los sistemas de alarma lo hacen con igual efectividad y comodidad para el usuario y es aquí donde se genera seguridad y inseguridad.

gestión de escenarios

Sistemas de alarmas con gestión de escenarios de alta efectividad

Parece de perogrullo pero los sistemas de alarma solo sirven si están conectados. Sin embargo, los conectamos solo cuando nos vamos de fin de semana o de vacaciones pero no los conectamos cuando vamos a por el pan, a recoger a los niños o salimos al cine.

Tampoco conectamos la alarma cuando estamos en casa. Entonces, ¿por qué pagamos una cuota mensual de 365 días, por un sistema que conectamos solo el 10%-20% de estos días? Se diría que no queremos protegernos a nosotros mismos y que nuestros enseres e intimidad solo nos preocupan algunas veces. Es todo un contrasentido pagar cada día por algo que no utilizamos.

La gestión de escenarios llega para ayudar a los usuarios a utilizar la seguridad de forma cómoda, automática y permanente.

Técnicamente, permite identificar hábitos y comportamientos del día a día para automatizarlos. Al automatizar hábitos, la efectividad de los sistemas de seguridad aumenta puesto que una única acción desencadena múltiples protecciones.

Así pues, la inclusión de los sistemas de seguridad UNE 50131 grado 2 y grado 3, en la gestión de estos escenarios, es lo que permite diferenciar a una vivienda automatizada (domótica), de una vivienda con seguridad automatizada.

No olvidemos que la digitalización de la vivienda genera riesgos en seguridad.

Estructograma de gestión de escenarios para una vivienda

Como hemos dicho anteriormente, para que una vivienda automatizada sea segura requiere jerarquizar su uso considerando «todos los momentos del día, y cada día». Esto significa diseñar su estructura de gestión de escenarios, es decir, enumerar cada zona a proteger, vincularla con otros aparatos de la vivienda y crear los escenarios de uso:

  1. Identificar cada zona de forma individual vinculada a cada detector.
  2. Agrupar cada zona con su ubicación: salón, habitación, vivienda, garaje, parcela.
  3. Crear escenarios de uso conforme a nuestras rutinas:
    • Buenas noches: Se conecta todo menos la zona de habitaciones, se cierran persianas y se encienden luces de parcela.
    • Buenos días: Se desconecta parte de la vivienda, se encienden luces tenues y se levantan persianas.
    • Salir un momento: Se conecta el perimetral parcela y parte de la vivienda.
    • Cenador: Se conecta zonas del perimetral excepto la zona porche y/o piscina para estar con la tranquilidad de que cualquier intrusión por zonas ocultas de la parcela es detectada.
    • … y así sucesivamente.
  4. Crear tantos perfiles de uso como personas seamos y/o grupos afines; Juan, Rosa, servicio doméstico, jardinero, …
  5. Asignar permisos de uso a cada perfil; Juan puede accionar todos los escenarios y modificar particiones. 365 días al año, 24 horas al día. Jardinero solo puede activar escenario «x», los martes y jueves por la mañana.
  6. Agrupar y asignar avisos de señales conforme a las funciones de servicios contratadas, es decir, las señales de baterías bajas o mantenimientos solo deberían notificarse a la empresa de seguridad mientras que las alarmas deben notificarse a todos. Esta jerarquización reduce el exceso de notificaciones y hace que el sistema sea realmente efectivo.

En la imagen se observa una matriz completa con cuatro niveles jerárquicos y siete grupos a considerar.

Matriz de gestión de escenarios según Genoma del robo

Estuctograma de usos lógicos y ubicaciones físicas

Una vez que tenemos clara la matriz de escenarios, ya podemos diseñar el estructograma con el nivel de detalle que necesitemos, vinculando ubicaciones, usos, personas y avisos.

Recordar que en un estructograma de alta efectividad existen dos grandes bloques; la estructura lógica vinculada a las personas y usos, y la estructura física vinculada a las ubicaciones y dispositivos que queremos gestionar de forma automatizada.

Cuanto más detallada es la estructura de escenarios, mayor es la usabilidad que permite y por ende mayor efectividad de uso. Un sistema de seguridad sin su estructograma o con una programación básica únicamente basada en zonas y particiones no se puede considerar una seguridad automatizada.

Sistemas de alarma con estructura informática Webserver

Lógicamente para poder programar estructuras de alta efectividad es imprescindible que el software del sistema de alarma lo permita y esto no es tan habitual entre los sistemas de alarma del mercado, sobre todo en los populares kit´s comerciales.

Ahora, los sistemas de alarma no solo tienen que ser seguros y estables sino que también tienen que ser flexibles. ¡Bienvenidos al hogar inteligente, seguro y conectado!