Claves para la seguridad en las compras en línea

En las últimas décadas, la virtualidad ha ganado un lugar preponderante en la experiencia humana. Tanto es así, que sucesivamente más y más tareas han pasado al plano digital. Esta tendencia está orientada a aumentar la practicidad en todas las áreas de la vida. Entre las actividades que se encuentran en creciente proceso de virtualización se pueden contar el pago de impuestos, la comunicación, los entretenimientos, y también las compras.

compras en línea

Tendencias en el consumo

Según diversos y recientes estudios, las compras online ya corresponden al 12% de las compras totales de España. Esto habla de un cambio marcado en el comportamiento de los consumidores del mercado local. Además, este porcentaje revela los datos del mundo previo a la pandemia.

Actualmente, con la imposición de las medidas de prevención, aislamiento y distancia social, estos índices deben de ser mucho más altos. Tanto es así, que las empresas que más han crecido durante este período de recesión internacional fueron las operadoras de compras en línea, como Mercadolibre, la corporación establecida en América Latina.

Apenas el 2% de los españoles dice no haber hecho nunca compras online, mientras que el 43% lo hace varias veces al mes. Si bien esta tendencia comenzó con productos importados o inaccesibles en las zonas de proximidad, hoy en día las cosas han cambiado.

Esto quiere decir que las compras pueden ser de productos de necesidad básica, como los del supermercado, o incluso de tiendas físicas que realizan entregas por la zona. En otras palabras, la virtualidad va ganando terreno en el área del consumo a pasos agigantados.

Los peligros de la actividad online

Sin embargo, a pesar de la practicidad y de la eficacia de estos mecanismos, el mundo virtual continúa siendo un territorio lleno de riesgos. La información personal y los datos de cuenta bancaria pueden ser robados y usados en maniobras de extorsión. También puede ocurrir que los productos no lleguen a destino, o que el consumidor reciba un envío equivocado. En esos casos, por lo general el error se puede arreglar con la operadora de compras. A continuación mencionaremos algunas de las amenazas virtuales más comunes.

Robo de la identidad virtual

Al introducir los datos personales en una plataforma insegura, un cracker puede robar las contraseñas almacenadas y usar esa información para extorsionar al usuario.

Duplicación de tarjetas de crédito y débito

La información bancaria también es sensible. Si cae en manos equivocadas, el dinero está en riesgo. Por eso es necesario asegurarse de la fiabilidad del sistema utilizado para realizar compras online. En caso de caer en una estafa de este tipo, es necesario comunicarse con la entidad bancaria de manera urgente para cancelar cualquier tipo de cobros inusuales.

Phishing

Este mecanismo consiste en el envío de correos electrónicos que solicitan información del consumidor. En estos casos, los estafadores se hacen pasar por entidades oficiales, como bancos o agencias recaudadoras de impuestos. Para reconocer el phishing es necesario prestar atención a los errores de ortografía y gramática en el correo electrónico, así como a detalles inusuales relativos al logo y el link de las instituciones.

El uso del Covid como fraude

En los últimos tiempos, muchas de las estafas relativas al uso de la web estuvieron relacionadas con la pandemia de Coronavirus. Los hackers utilizan la información sensible que circula de modo masivo para malversar fondos o para atacar las fuentes de los usuarios. En este contexto de crisis general, la irrupción en redes domésticas se ha incrementado. Por eso es que los expertos recomiendan tomar medidas extra en la seguridad de la información durante los tiempos de pandemia.

La principales compras online de España

¿En qué gastan su dinero los cibernautas españoles? El 50% de los consumidores virtuales compra productos de moda, mientras que el 41% realiza compras de artículos de belleza y cuidado personal. Otro de los rubros líderes en el país es la gama de la tecnología, como teléfonos móviles, tablets y ordenadores, además de consolas de videojuegos. Finalmente, el 19% de las compras totales realizadas en el país de manera digital corresponde a comidas y bebidas.

El gasto medio de un consumidor español

Es significativo que los gastos en la web no suelen ser ínfimos ni enormes, sino que los usuarios invierten sumas moderadas. La media en España está entre los €50 y los €100 por compra. Es normal que haya reparos en realizar compras de productos caros; en tales casos, es recomendable asegurarse de la fiabilidad del proveedor a través de un foro de compradores o en las preguntas frecuentes del sitio web.