Fernando Herrera se incorpora a Hommax como consejero externo

Después de una dilatada carrera profesional, Fernando Herrera continúa buscando objetivos que alcanzar en el sector de la seguridad. Por este motivo, se ha unido a Hommax como consejero externo, un reto que afronta feliz, motivado e ilusionado. En esta entrevista explica cómo se fraguó su incorporación a la compañía y aporta su visión sobre la situación actual del sector, marcada por el impacto de la pandemia.

Fernando Herrera

—¿Qué cree que puede aportar a una compañía como Hommax?

Me imagino que puedo aportar una gran cantidad de experiencias profesionales ya vividas y de éxitos dentro del sector de la seguridad privada.
Después de haber estado involucrado durante casi 41 años de mi vida profesional en cinco diferentes y ambiciosos proyectos en la posición de director gerente, director general o country manager, creo haber podido acumular un gran bagaje de vivencias. Muchas fueron positivas, otras no tanto, pero aun así todas son válidas. Intentaremos repetir y reproducir las positivas y evitar las negativas.

El objetivo final es ayudar a alcanzar consolidados beneficios para toda la compañía. Sin duda, esto es lo que me produce más ilusión y motivación para intentar dar lo mejor de mí mismo.

—¿Qué razones le han impulsado, una vez fuera del mundo laboral, a vincularse a Hommax?

No creo que se pueda decir exactamente que haya sido yo mismo el inicio del origen y las razones de esta vinculación. Ahora que no me oye, me gustaría aclarar que el gran valedor de que este hecho se haya producido no es otro que nuestro vicepresidente y antiguo director general José Torner. Él ha sido el máximo responsable al invitarme y atraerme a este interesante proyecto con sus razonamientos e intensidad en su insistencia y confianza.

Quisiera confesar también que, durante unos meses, he estado evaluando el incorporarme a algún proyecto similar. Pero el ímpetu y empecinamiento de José junto al atractivo profesional de la familia Maestre y el resto de admirables profesionales que me he encontrado en el Consejo de Administración de la compañía hacen que me sienta muy reconfortado y tan a gusto como para predecir el éxito de la compañía encabezada por Diego Tronchoni y todos sus antiguos y más recientes componentes.
Además, es justo que me guste contribuir a una compañía como Hommax, que ha sido uno de los mejores clientes que he tenido en mi última singladura de Hikvision.

—Desde su amplia experiencia en el sector, ¿cómo considera que puede afectar la situación que atraviesa el país?

A pesar de que he tenido la suerte o la desgracia de haber vivido diversas crisis económicas y periodos de tiempo inestables para la economía, he de reconocer y calificar como increíble el periodo de tiempo que estamos viviendo durante los últimos meses a nivel económico y social por culpa de la pandemia. Para poder desarrollar en toda su magnitud un proyecto de negocio, está claro que las mejores condiciones son las derivadas de la tranquilidad y de la continuidad en todas sus facetas: económicas, financieras y sociales.

Ahora todo el mundo sabe que no se dan de este modo. Por dicho motivo y basándome en experiencias ya vividas con anterioridad, me gustaría decir que el actual panorama generado por el virus nos está afectando y nos va a afectar con mayor o menor intensidad pero con la clara exigencia de tener que identificar las diferentes acciones que se han de desarrollar en cada momento, aprovechar las más importantes oportunidades que se están produciendo en el presente y la necesidad de ser extremadamente eficaz en todo lo que se decida y se ejecute. Cualquiera podría decirme: “¡Como siempre!” Efectivamente sí, como siempre, pero siendo extremadamente necesario al cumplir dichas mencionadas premisas.

Nuevas soluciones

—¿Qué papel podrían desempeñar tecnologías como el control de accesos,  detección de temperatura, generadores de ozono, etcétera?

Parece ser que las tecnologías que comentas están ayudando a que el sector se defienda un poco de su gran depresión de actividad debido al confinamiento durante este periodo de tiempo excepcional y ayudan a contribuir en la cruzada contra la COVID-19 en la que estamos todos inmersos. De cualquier forma, no olvidemos que nuestro sector de actividad, la Seguridad Privada, ha estado y seguirá estando en candelero al ser una imperiosa necesidad humana de las sociedades avanzadas y democráticas. Estoy seguro de que, a medida que recuperemos la movilidad, la actividad se relanzará.

—¿Qué consejo le daría al sector de la seguridad para afrontar la nueva normalidad?

Además de lo dicho anteriormente, me gustaría recalcar que es imprescindible y más necesario que nunca el ser ágil y eficaz. Esto no es un consejo, es una imperiosa necesidad. Debemos identificar lo esencial de nuestra actividad, el impacto y consecuencias del virus en nuestro día a día, el personal crítico necesario, el control del impacto diario, gestionar adecuadamente la comunicación externa/interna y el estar atento a las incidencias y su solución.

Todo esto mientras dure el periodo de tiempo en que no tengamos disponible ninguna solución paliativa del virus. Lo peor que nos puede suceder es que nos dejemos llevar por la duda en la continuidad de la incertidumbre. Ese es nuestro principal enemigo. Por ello, es necesario autogenerarse cualquier atisbo de esperanza y de ilusión en estos graves momentos.