«Esta crisis sanitaria ha cambiado la forma de implementar la seguridad en los hospitales»

Julio Alonso Castilla. Director del Departamento de Seguridad. Hospital Universitari Vall d´Hebron. Barcelona. 

«La cohesión entre el factor humano y los medios tecnológicos ha sido de vital importancia para superar este reto con rapidez y eficacia, y asegurando el cumplimiento de la normativa específica derivada de la Covid-19», así lo asegura Julio Alonso Castilla, director del departamento de Seguridad del Hospital Universitari Vall d´Hebron de Barcelona, quien aborda en esta entrevista con CUADERNOS DE SEGURIDAD, las claves para garantizar la seguridad y protección de un gran centro hospitalario durante la crisis sanitaria vivida estos meses.

crisis sanitaria
Julio Alonso. Director del departamento de Seguridad del Hospital Universitari Vall d´Hebron

—¿Cuáles han sido los grandes retos que ha tenido que asumir el equipo de seguridad del Hospital Universitari Vall d´Hebron ante la Covid-19?

—La epidemia nos ha obligado a revisar el enfoque de nuestra actividad habitual, teniendo que adaptarnos con mucha rapidez a las nuevas exigencias planteadas por la Covid-19.

El mayor reto para el equipo de seguridad ha sido mantener el alto nivel de calidad y eficiencia del servicio que prestamos normalmente al hospital, en un entorno de estado de alarma que, en cierta manera, es nuevo y desconocido porque nunca hasta ahora se había tenido que afrontar una situación similar.

El concepto de ser un hospital de «puertas abiertas» ha tenido que evolucionar, rápidamente, hacia un hospital con controles de acceso muy reforzados, para asegurar que los accesos de usuarios y profesionales al hospital y a sus diversas instalaciones (incluidas las habilitadas expresamente, como hoteles, polideportivos, etc.), son exclusivamente los imprescindibles y debidamente autorizados. El mismo concepto hemos aplicado al flujo de circulación interna tanto de usuarios y profesionales, como de ambulancias y vehículos de carga, descarga, proveedores, etc.

La cohesión entre el factor humano y los medios tecnológicos ha sido de vital importancia para superar este reto con rapidez y eficacia, y asegurando el cumplimiento de la normativa específica derivada de la Covid-19.

—Los centros hospitalarios han sido las instalaciones clave, como servicio esencial, en esta excepcional situación, ¿qué planes y protocolos de seguridad se pusieron en marcha ante la crisis sanitaria?

—En realidad, el departamento de Seguridad no ha tenido que elaborar planes y protocolos específicos a causa de la crisis sanitaria. Lo que se ha hecho es revisar los protocolos vigentes para adaptarlos a las nuevas exigencias derivadas de los planes de actuación específicos, que sí ha puesto en marcha la dirección asistencial.

El hecho de limitar las visitas a los pacientes; el restringir la entrada de profesionales sanitarios a las diferentes unidades y/o servicios si su presencia no es imprescindible; el velar por el cumplimiento de la normativa específica (uso de mascarilla, guantes, desinfectantes, etc.); así como el control de la circulación de personal por el hospital, si no es estrictamente necesario, y limitar la estancia en el hospital a la duración de la jornada laboral, nos ha obligado a reforzar y adaptar el protocolo de control de accesos.

El protocolo de recogida, custodia y posterior devolución de objetos personales, por parte del personal de seguridad, también, ha sido revisado. En estas nuevas circunstancias se hace hincapié en la protección frente a un posible contagio en el momento de la manipulación e introducción en bolsas de los objetos personales de los pacientes que ingresan tanto en zonas específicas «Covid-19», como de los pacientes que ingresan por urgencias.

—¿Cuáles considera que han sido las claves para garantizar la seguridad y protección en un gran centro hospitalario como es Hospital Universitari Vall d´Hebron durante esta crisis sanitaria?

El elemento fundamental sin el cual no hubiera sido posible mantener un elevado nivel de calidad en el servicio de seguridad es el factor humano, es decir, los profesionales.

La rápida adaptación al nuevo escenario y el compromiso por parte de todos los estamentos profesionales implicados: vigilantes, auxiliares, técnicos del departamento de Seguridad, técnicos de sistemas, representantes de la empresa adjudicataria del servicio, ha sido un aspecto clave para garantizar la funcionalidad operativa, así como la seguridad y protección de nuestras instalaciones.

Para leer la entrevista completa pincha aquí