Formación en inteligencia, clave para superar escenarios de crisis

Crisis como la del coronavirus evidencian de forma dramática que acertar en decisiones complejas requiere captar, tratar y transmitir de forma adecuada la información que necesitamos. De esta trascendental labor se encargan los departamentos de Inteligencia de las organizaciones. Son equipos integrados por profesionales capaces de procesar millones de datos y extraer conclusiones que se aplican en el ámbito estratégico, táctico y operativo. Se trata, pues, de un perfil cada vez más demandado y que necesita de una formación en Inteligencia específica y multidisciplinar en centros especializados.

formación inteligencia

 

Para determinar cuál es la preparación con que debe contar un profesional de Inteligencia  es necesario establecer primero qué funciones son las que debe desempeñar. Según LISA Institute, entidad educativa internacional especializada en Seguridad, Inteligencia, Ciberseguridad y Geopolítica, se pueden resumir en seis bloques:

  1. Definir las necesidades de información para poder actuar correctamente y tomar decisiones a tiempo.
  2. Obtener datos e información de fuentes humanas (HUMINT), fuentes abiertas (OSINT), imágenes (IMINT), ciberespacio (Ciberinteligencia), etc.
  3. Contrasta y evalúa la fiabilidad y la credibilidad de los datos e información obtenidos evitando la desinformación mediante metodología de análisis de fuentes.
  4. Analizar la información disponible mediante técnicas de análisis de inteligencia.
  5. Comunicar los resultados de los análisis, ya sea mediante la redacción de informes de inteligencia, la preparación de archivos multimedia o en cualquier otro formato.
  6. Asesorar a la toma de decisiones a nivel estratégico, táctico y operativo.

Un experto en inteligencia puede empezar de cero en inteligencia o proceder de cualquier ámbito académico o profesional, especializándose y certificándose a posteriori en Inteligencia. Para ayudar a las organizaciones a contratar profesionales adecuados es clave contar con programas formativos que garanticen esa preparación. Desde LISA Institute se impulsa el Sistema de Certificación Profesional en Inteligencia, que permite facilitar la empleabilidad de los profesionales del sector y ayudar a las organizaciones a poder cubrir esas vacantes. Y a hacerlo con candidatos que no solo han de contar con conocimientos y habilidades. Deben, además, tener actitudes personales apropiadas y una trayectoria que merezca la confianza de la organización a la que aspira a incorporarse.

Una organización que apueste por un departamento de Inteligencia, bien propio o bien externalizado, potente y con profesionales bien formados estará mejor dotada para superar los obstáculos y aprovechar las oportunidades que se le presenten en el camino.