Un estándar europeo para los cargadores de los teléfonos móviles

El Parlamento Europeo propone desarrollar un puerto de carga común para teléfonos móviles y otros dispositivos en toda la Unión Europea con el objetivo de reducir los desechos electrónicos en consonancia de la economía circular.

Este propósito hacia un estándar común no solo apunta a minimizar el desperdicio y el consumo de energía, sino que pretende que la interoperabilidad se desarrolle en un mercado único digital y competitivo que beneficie tanto a la Industria como a los consumidores.

A lo largo del debate en el Parlamento Europeo, el comisario Maros Sefcovic recalcó que desde la Comisión Europea se apoya la armonización de cargadores para móviles e incidió en considerar un enfoque legislatorio para llevar a cabo esta propuesta.

Por su parte, la comisaria europea Petra De Sutter afirmó que los intereses de los beneficios privados anulen los intereses de gente y del planeta. Además, instó al resto de comisarios a buscar una solución sostenible en la máxima brevedad.

En 2009, a raíz de una solicitud de la Comisión Europea, las empresas productoras de teléfonos móviles acordaron la firma de un Memorando de Entendimiento («MoU»).

Este acuerdo iba encaminado a garantizar la interoperabilidad entre cargadores y los teléfonos móviles en el mercado, reduciendo así la necesidad de comprar o cambiar constantemente éstos. Sin embargo, este acuerdo expiró en 2012 y en la actualidad existen en el mercado tres modelos de puerto de carga: Lightning, USB 2.0 Micro B y USB-C.

Con este propósito, uno de los impactos económicos que se prevén es una limitación de la fragmentación del mercado que llevará a un posible un aumento de la competencia en el sector, facilitando al mismo tiempo la consecución de los objetivos de un mercado único. Estos impactos se harán notables en menor medidas en las PYMES europeas y afectará más significativamente a aquellas dedicadas al suministro de accesorios para teléfonos móviles.

Imágenes: Shutterstock / Antonio Guillen