El sector de la seguridad se enfrenta al reto de la transformación digital

El sector de la seguridad se encuentra inmerso en una etapa cambiante de constante desarrollo. Sin duda, el futuro del sector se verá marcado por el avance tecnológico y los diferentes cambios de gestión los cuales las empresas deberán revisar y saber adaptarse hacia el nuevo escenario que plantea el sector de la seguridad.

transformación

La llegada del 5G y la rápida implantación de las nuevas tecnologías darán pie a una seguridad digital que busca cubrir las necesidades con el fin de garantizar la máxima protección. Esta digitalización del sector traerá importantes cambios y novedades que también afectarán al factor humano mediante un cambio del perfil profesional orientado a estos avances; mucho más tecnológico y versátil.

Uno de los retos a los que se enfrentan los profesionales es que deben ser capaces de saber adaptar y transformar los modelos de trabajo y de gestión de la seguridad. Las amenazas y vulnerabilidades seguirán creciendo y sofisticándose cada vez más por ello, son los expertos los que deberán disponer de las herramientas necesarias para prever y proteger los negocios de forma que reciban el menor impacto posible.

Los cambios y avances del sector durante 2019

A lo largo de este año hemos sido testigos de importantes e inminentes cambios como la Directiva NIS, la normativa PSD2 o Estrategia Nacional de Cibersgeuridad que han afectado en mayor o menor medida al transcurso del sector de las seguridad.

El pasado mayo, Security Forum volvió por séptimo año consecutivo a revalidar su éxito al llegar a reunir a más de 7.500 profesionales del sector. Robótica, 5G y ciberseguridad fueron el eje central de las interesantes ponencias y mesas de debate de esta séptima edición.

Además, ya está confirmado una octava edición del evento de seguridad del año celebrado en Barcelona los próximo 2 y 3 de junio del próximo año. Esta nueva edición se celebrará bajo el concepto de la Plataforma de Negocio, una iniciativa de Peldaño que se basa en la tendencia del mercado por las grandes sinergias y oportunidades de negocio transversal e intersectorial.

La incertidumbre de gobierno ha persistido durante 2019 y, por ello, las principales organizaciones sindicales y empresariales compartieron la necesidad de avanzar en el desarrollo de un sector de la seguridad privada socialmente responsable, respetuoso con los derechos de los trabajadores, que permita garantizar un servicio de calidad a los usuarios y la pervivencia de las empresas respetuosas con la normativa laboral y administrativa aplicable, en condiciones de igualdad.

La entrada en vigor del nuevo Reglamento Europeo de Ciberseguridad fue otro hecho destacable de 2019. Con esta nueva normativa, ENISA pasó a llamarse Agencia de la Unión Europea para la Ciberseguridad. Entre las funciones que lleva a cabo la agencia se encuentran la certificación de ciberseguridad, la resistencia cibernética y la implementación de políticas de divulgación de vulnerabilidad.

Como se detalla en el informe elaborado por CoESS, la seguridad privada se enfrenta a acelerar la integración de la protección tradicional en el sitio con la protección remota y móvil, respaldada por las nuevas tecnologías.

Y por último, la videovigilancia laboral ha puesto sobre la mesa el debate sobre la protección de datos y los límites en su implantación. Carlos Berlanga, director de Seguridad y abogado, realizó un exhaustivo análisis de los usos de estos sistemas en el entorno de trabajo reflexionando sobre el limite del espacio físico, de la constitucionalidad, de la calidad de los datos, de las cámaras ocultas y del plazo de observación.

Imágenes: ShutterStock / Rawpixel, ShutterStock / Joyseulay