Las nuevas cámaras Dallmeier ofrecen un mayor control de grandes áreas

Al captar grandes contextos espaciales mediante tecnología de vídeo, los usuarios aún deben hacer concesiones. Las versiones de 180 y 360 grados de la serie Panomera® W de Dallmeier han llegado a superar estos desafíos y facilitar a los clientes un control óptimo de sus instalaciones interiores y exteriores con un gasto en personal y económico mínimo.

Dallmeier presenta nuevas cámaras

La tarea de proporcionar vigilancia para grandes áreas exteriores e interiores con éxito y de manera eficiente en cuanto a costes y a personal es uno de los grandes desafíos en la tecnología de vídeo. En la mayoría de los casos, los operadores y los presupuestos de personal están igualmente sobrecargados; hay que considerar los altos costes de infraestructura y no es infrecuente que el resultado respecto a la calidad de imagen, vista general, logro de objetivos y manejabilidad no cumpla con las expectativas.

Seguimiento de objetos y cambio de perspectivas

En los nuevos sistemas Panomera® W8 (360°) y W4 (180°), las imágenes de los sensores individuales son unidas mediante un software sofisticado de tal forma que al operador se le presenta una vista general completa lógica, ampliamente rectificada. Las cámaras representan incluso en alta resolución el área justo debajo de la carcasa.

Otra característica única de los sistemas Panomera® es que, en principio, cualquier número de operadores puede hacer zoom sobre una escena al mismo tiempo, conservando siempre la imagen de vista general tanto en vivo como en la grabación. De este modo, se garantiza que no se pierda ninguna información o prueba importante.

Si se utilizan diversos sistemas al mismo tiempo, los objetos pueden ser seguidos a través de varios sistemas de cámaras con mucha facilidad; o la misma escena puede ser examinada muy cómodamente desde diferentes perspectivas.

Ahorros en todos los niveles

El fabricante con sede en Ratisbona afirma que su máxima prioridad durante el desarrollo de la serie Panomera® W fue la rentabilidad de la solución global. Por ello, las innovaciones tecnológicas introducidas y el reducido número de cámaras necesarias ayudan a ahorrar costes significativamente en todos los aspectos importantes de implementación y funcionamiento. A su vez, ofrecen ventajas para todos los involucrados y en todas las etapas del proyecto: desde el instalador hasta la persona que toma las decisiones comerciales.

Costes operativos más bajos en relación con la superficie

Los responsables de seguridad se alegrarán del manejo extremadamente fácil de los sistemas gracias al software de gestión de vídeo disponible y el bajo número de pantallas necesarias. Las evaluaciones de situación se realizan de forma rápida y segura. Los cambios de perspectiva con unos pocos clics y el seguimiento de objeto a través de varias cámaras hacen que el sistema sea enormemente flexible y potente.

De esta manera, incluso una gran cantidad de cámaras puede ser manejada muy fácilmente como un único sistema permitiendo así un control considerablemente más eficiente de grandes contextos espaciales. En consecuencia, es posible captar un contexto global muy grande por operador. Por tanto, los gastos de personal para el funcionamiento resultan, con las nuevas cámaras, bajos en relación con la superficie cubierta.

Concepto de montaje completamente nuevo de la cámara “plug-and-play”

Para instaladores, el concepto de montaje integrado y nuevamente desarrollado “Mountera®” de la serie Panomera® W ofrece muchas innovaciones para una instalación de cámaras notablemente más rápida y, por lo tanto, menos costosa: desde el asa desechable para extracción y transporte, pasando por un “protector de burbuja” integrado que permanece en el sistema hasta la instalación final, hasta el sistema “Quick Lock” para el montaje por un solo técnico.

Además, se requiere solamente un único tamaño de llave Allen para completar toda la instalación. Los modelos de cámara de la serie Panomera® W se convierten definitivamente en aptos para “plug-and-play” con la precalibración y preajuste completo de todos los sensores. Como consecuencia, el trabajo de ajustar los elementos ópticos se reduce a un mínimo.

Bajos requerimientos de infraestructura y despliegue flexible en varias ubicaciones

Dado que se necesitan considerablemente menos cámaras que en soluciones comparables, se reducen también los costes en postes, instalación, cables y su tendido o puntos de montaje. El fabricante también ofrece una solución para entornos con ancho de banda reducido: la “caja de conexiones”, disponible opcionalmente, puede ser equipada con hasta cuatro terabytes de memoria, haciendo innecesario en determinados escenarios el tendido de nuevos cables y componentes de red.

Y el montaje “Quick Lock” permite el intercambio de los mismos sistemas de cámara entre distintas ubicaciones, por ejemplo, si se deben observar alternativamente diferentes focos de delincuencia en un entorno de vigilancia urbana.

Todo empieza con la planificación

Otro elemento importante en la optimización del coste total es la planificación. Esta se lleva a cabo mediante un software 3D propietario desarrollado por el fabricante y un equipo de expertos que crean un “gemelo digital” exacto de todo el entorno del cliente. De este modo, se pueden evitar puntos ocultos en el campo visual, posicionar eficientemente cámaras y componentes auxiliares y planificar exactamente la densidad de resolución mínima en toda la superficie.

Este último es un requisito esencial para la admisibilidad ante los tribunales y funciones de análisis. Las “CamCards” generadas por la planificación contienen información precisa de montaje y reducen al mínimo pérdidas por fricción durante la puesta en marcha.