Limitación a efectos de averías e integridad del sistema de detección de incendios

Por Fernando Rodríguez. Director comercial de Protec Fire Detection Spain

El sistema de detección de incendios y alarma es una instalación fundamental en la seguridad de los ocupantes de un edificio, por lo que debe diseñarse de tal forma que garantice su correcto funcionamiento en cualquier situación, cumpliendo unos requisitos mínimos de integridad y limitando los efectos de las averías.

lazo

El detectar, identificar la presencia de fuego y comunicar a los ocupantes del edificio la necesidad de evacuar son funciones esenciales. Pero no menos importantes son la activación y control de sistemas críticos para la seguridad contra incendios del edificio como la activación de compuertas, evacuación de humos, parada de ascensores, sectorizaciones… Por lo que un diseño que no contemple unas exigencias mínimas de integridad del sistema puede provocar el fallo de este, poniendo en grave peligro a los ocupantes del edificio y aumentar los daños.

El sistema debe estar dimensionado para que en una situación de alarma todos los dispositivos funcionen correctamente y, por tanto, puedan realizar su funcionalidad en una situación donde todos los elementos puede que se activen. Para ello deberemos contemplar unos requisitos mínimos como el dimensionar y tener en cuenta el número y consumo de todos los dispositivos (pulsadores, sirenas, módulos….) en estado de alarma. Dimensionar la fuente de reserva para que, en caso de fallo de alimentación principal, pueda soportar una cierta autonomía de funcionamiento normal dependiendo de los requisitos de asistencia que disponga el sistema (72h, 30h o 4h), más mínimo media hora del sistema en alarma. Y contemplar las exigencias mínimas que a efectos de limitación de averías la UNE 23.007:14-14 requiere en su punto A.6.2.2.1. En este punto normativo encontraremos aquellos requisitos mínimos de diseño que debemos contemplar para garantizar el correcto funcionamiento del sistema y limitar los efectos de las averías.

Lea el artículo íntegro en Cuadernos de Seguridad 344