“La APBC es muy consciente de lo importante que es dar a conocer las medidas de seguridad del puerto”

El factor humano y el factor tecnológico son dos pilares fundamentales en cuanto a la seguridad de una entidad como la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz; se encuentran íntimamente relacionados, ya que no puede existir una seguridad plena si alguno de los dos factores no es adecuado a las tareas llevadas a cabo en un instalación como lo es un Puerto de Interés General», así lo asegura Rafael Jesús Catalán Alonso, jefe de la División de Seguridad y Medio Ambiente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, quien, a lo largo de la entrevista hace un repaso de la estrategia de seguridad implantada, y de los protocolos de colaboración con las FF. CC. de Seguridad, entre otros aspectos.

cadiz

—Hoy en día para garantizar la seguridad, en este caso de una instalación portuaria, son necesarios dos factores fundamentales: el factor humano y el tecnológico, ¿de qué manera se tienen que articular/coordinar ambos para conseguir una seguridad satisfactoria?

—El factor humano y el factor tecnológico son dos pilares fundamentales en cuanto a la seguridad de una entidad como la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz; se encuentran íntimamente relacionados, ya que no puede existir una seguridad plena si alguno de los dos factores no es adecuado a las tareas llevadas a cabo en un instalación como lo es un Puerto de Interés General, donde se realizan actividades muy diversas a lo largo de cada Dársena.

En cuanto al factor humano, es importante contar con los medios humanos suficientes y, a su vez, que este personal cuente con la capacitación necesaria para desarrollar sus labores en condiciones de seguridad y salud. En la APBC se ha establecido un sistema de gestión por competencias, donde se establecen las competencias y conocimientos que son necesarios para desarrollar cada uno de los puestos de trabajo existentes en la entidad, de manera que se asegure que el perfil de los trabajadores sea el adecuado para desarrollar las tareas asignadas de una manera segura y eficiente al contar con la formación, capacitación y experiencia requeridas para las mismas, estableciéndose planes de formación que cubran las necesidades de todo el personal de la entidad, tanto profesionalmente como en materia de prevención de riesgos laborales.

En cuanto al factor tecnológico, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz va adaptándose a los cambios en las diversas tecnologías que van apareciendo, modernizándose de manera continua para introducir los distintos avances que van apareciendo integrándolos en el conjunto de sus actividades, con objeto de mejorar la seguridad general de las instalaciones y el medio ambiente que nos rodea. Por citar algunos ejemplos, se han implementado torres de iluminación que incorporan báculos móviles para evitar la realización de trabajos de mantenimiento en altura; se ha colocado una instalación que elimina los residuos de los neumáticos de los camiones que salen de la Dársena de Cabezuela, para evitar la deposición de estos por los viales para disminuir los accidentes por acumulación de los mismos mejorando la limpieza y calidad de las vías; se han realizado inversiones en sistemas de iluminación más eficaces y eficientes para mejorar el consumo eléctrico, haciendo un uso responsable de la energía en pos de mejorar la seguridad y el medio ambiente,…

No cabe duda de que ambos factores están íntimamente relacionados, siendo muy importantes tanto uno como otro, estando sometidos ambos factores a un proceso de mejora continua, en post de ir mejorando, cada vez más, el excelente capital humano con el que cuenta la entidad, a la vez que se van incorporando los avances tecnológicos que sean viables y de aplicación para las instalaciones y tareas llevadas a cabo por la entidad.

Lea la entrevista íntegra en Cuadernos de Seguridad 344