Los desafíos de 2019 en prevención de pérdidas

Por Manuel Garruta. Director de Seguridad. Grup Pyrénées Principat D´Andorra

Los que dirigimos o gestionamos las pérdidas en el retail (Pérdida Desconocida y Pérdida Conocida) entramos en un año, quizás otro más, donde la innovación en el retail, la evolución en el comercio «on line», la climatología que nos viene condicionado casi cada año en las diferentes campañas, la evolución de la crisis económica, ¿salimos?, ¿entramos?, y la situación social del país entre otros condicionantes, nos impiden conocer o prever el alcance de los objetivos comerciales y muy especialmente la rentabilidad.

En los años 80, había un directivo que le gustaba comentar en las reuniones «La venta es la manta que lo tapa todo» y posiblemente tenía razón, ya que cuando se alcanzaban los objetivos de ventas, se le prestaba menos atención a la cuenta de resultados, la atención comercial, la presentación visual de los productos, el orden y la limpieza, la eficacia del equipo de seguridad, etc.

Pero…en aquella época aún no se había profundizado en conceptos como podría ser, que para alcanzar los objetivos, además, debíamos tener presente entre otros conceptos, dos líneas llamadas Pérdida Desconocida y Pérdida Conocida.

El pasado mes de noviembre conocimos el último estudio de AECOC sobre «La Pérdida en la Gran Distribución Comercial» donde podemos interpretar que posiblemente la Pérdida Desconocida se esté estabilizando, teniendo presente la evolución de los últimos años:

• 2014 = 0.82%
• 2015 = 0.84%
• 2016 = 0.82%
• 2017 = 0.81%

Este 0,81% de Pérdidas de 2017, se traduce en 1.800 millones de € y para conseguir estabilizarla, además, tal como indica el estudio de AECOC, la gran mayoría de las empresas hemos tenido que mantener o bien incrementar los gastos e inversiones (gastos + amortización de la inversión) un 0,50% de las ventas, que se traduce en ¿unos 1.100 millones de €?

Lea el artículo íntegro en Cuadernos de Seguridad 341